Opiniones

Opiniones expresadas acerca de diversos temas, personajes o circunstancias, por quienes por su relevante personalidad, vinculación, o contemporaneidad pueden orientarnos hacia el mejor conocimiento de los mismos.

LOS HOMBRES DE MAYO Y LA REVOLUCIÓN INCONCLUSA

“Señores del Cabildo: esto ya pasa de juguete; no estamos en circunstancias de que ustedes se burlen de nosotros con sandeces. Si hasta ahora hemos procedido con prudencia, ha sido para evitar desastres y efusión de sangre. El pueblo, en cuyo nombre hablamos, está armado en los cuarteles y una gran parte del vecindario espera en otras partes para venir aquí. ¿Quieren ustedes  verlo?. Toque la campana y si nosotros tocaremos generala y verán ustedes la cara de ese pueblo cuya presencia echan de menos. ¡Sí o no!.  Pronto, señores, decirlo hora mismo, porque no estamos dispuestos a sufrir demoras y engaños; pero, si volvemos con las armas en la mano, no responderemos de nada”.                       Así, sin eufemismos y con toda una patria por estrenar, se expresaba aquel 25 de mayo ante los indecisos cabildantes ANTONIO BERUTI, que lideraba…
Leer más

LA REDONDA, EL TEMPLO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN (08/12/18178)

En materia eclesial Belgrano es una y la misma cosa que la “Redonda” y ésta, es uno de sus símbolos, de sus rostros más entrañables. En torno de “la Redonda”, que es como se conoce al Templo de la Inmaculada Concepción ubicado  en pleno Barrio Belgrano, de la ciudad de Buenos Aires,  ha girado mas de un siglo de vida piadosa y profana y a través de todo ese tiempo, la mano del hombre se ha empeñado en erigir obras que el tiempo desmenuza y que su recuerdo se ha ido anudando a otros recuerdos. Ubicada en “las barrancas de Belgrano”, un punto que fuera neurálgico de la vieja aldea, ocupando tierras que habían pertenecido a JUAN MANUEL DE ROSAS y en donde existía una pequeña Capilla conocida como La Calera, la iglesia de la Inmaculada Concepción fue construida entre los años 1865 y 1878 por los arquitectos NICOLÁS y…
Leer más

OPINIONES. LA ASAMBLEA DEL AÑO XIII

La Asamblea del Año XIII no cumplió con su cometido. En 1813 se realizó la primera Asamblea con intenciones constituyentes y si bien, esas intenciones ya estaban formuladas desde 1810 por la Primera Junta,  fue esta la primera vez que se convocó a una reunión para tratar expresamente ese tema, pero. aunque la Asamblea del Año XIII, tomó resoluciones muy importantes y sufientemente conocidas, no produjo una Constitución, como era su objetivo principal.. Pero aunque esto fue así, dispuso una serie de medidas que posteriormente resultaron importantes para la conformación de nuestra identidad nacional. Entre ellas,  debemos recordar la declaración de la soberanía del pueblo, la conversión de los “diputados-apoderados” de los cabildos en «diputados de la nación»; la abolición de los tormentos y de los castigos escolares, la imposición de diversas reformas eclesiáticas, administrativas y castrenses (ver Asamblea del Año XIII)  y la libertad de vientres, una de las…
Leer más

OPINIONES. LA DECLARACION DE LA INDEPENDENCIA

Era si o si Estamos en 1816 y aunque en 1810, la actitud independentista en el Río de la Plata, había sido muy decidida, los cambios ideológicos y políticos producidos en Europa, con la amenaza de una pronta reacción de la monarquía castellana para recuperar lo perdido, hicieron que mucha gente estuviera  realmente indecisa. Y si bien hubo un relato escolar, según el cual todos los criollos querían ser independientes, lo cierto es que en 1810 los realmente independentistas,  eran una absoluta minoría. La mayoría aspiraba a un status de mayor autonomía, pero  dentro de la monarquía. De parte de los dirigentes criollos era fuerte la voluntad de autonomía, aunque sin definirse en el terreno de la independencia absoluta. La reacción española ante esta radicalización, originó una situación de hecho imposible de revertir, pese a los intentos que hubo para reconciliarse con la monarquía. La intransigencia de ambas partes, fue…
Leer más

OPINIONES. ORIGEN DE LA NACIÓN ARGENTINA

El 25 de mayo de 1810, ante la vacancia del trono español, se constituyó en Buenos Aires un gobierno provisorio para los pueblos del Virreinato del Río de la Plata (la llamada Primera Junta de Gobierno), hasta tanto se aclarase el futuro de la monarquía. La legitimidad de la Junta se basaba en la doctrina, propia del fundamento contractualista del derecho político de la época, de la “retroversión de la soberanía al pueblo”  en cuanto fuente legítima del poder. Pero, en realidad, la soberanía fue asumida por las “ciudades principales”  del Virreinato, es decir, las ciudades con Cabildo establecido, dado que entonces no existía «un» pueblo sino catorce “pueblos americanos soberanos”. Fueron así, los pueblos de esas ciudades los que enviaron diputados—apoderados con instrucciones, como era usual en la época— para integrar esa Junta. Posteriormente, los gobiernos que la sucedieron habrían de afrontar la necesidad de independizarse de España y…
Leer más

OPINIONES. LA REVOLUCIÓN DE MAYO

«¿Qué quiere decir Mayo?. Emancipación, ejercicio de la actividad libre del pueblo argentino, progreso: ¿por qué medio?. Por medio de la organización de la libertad, la fraternidad y la igualdad; por medio de la democracia. Resolved el problema de organización y serviréis a la causa de la Patria, la causa de Mayo y del progreso. Y advertid que, así como no hay sino un modo de ser, un modo de vida del pueblo argentino, no hay sino una solución adecuada para nuestras cuestiones, que consiste en hacer que la democracia  argentina marche  al desarrollo pacífico y normal de su actividad, hasta constituirse en el tiempo, con el carácter particular de democracia argentina. Fuera de ahí, no hay sino incursiones a tientas, trabajo estéril, dañino: repetición fastidiosa de lo hecho en el transcurso de la revolución; volver a empezar con escombros, un edificio que se ha venido abajo cien veces, para…
Leer más

OPINIONES. LA REVOLUCIÓN DE MAYO

«El movimiento que culminó en Mayo venía de lejos. Eran fuerzas latentes y oscuras que se exteriorizaban con energía e iban buscando una meta. Pronto se convirtieron en un sentimiento que encontró su expresión en la inteligencia, hasta que se manifestaron concretamente, interviniendo entonces la voluntad con la conciencia del derecho y de la fuerza, además de la representación del porvenir. El fondo nebuloso se fue aclarando en su lucha y apareció la idea revolucionaria que es idea fuerza, la cual, encarnada en las masas que en Buenos Aires, era todo el pueblo, formó un conjunto homogéneo, donde los factores de la revolución mental, se transformaron en actos. Anque procedamos aparentemente movidos por una idea, ello se debe a que esa idea se transforma en sentimiento en el momento de la acción. El carácter de un acto, depende de la naturaleza del sentimiento que la origina. El principio de la…
Leer más

OPINIONES. LA REVOLUCIÓN DE MAYO

«La revolución, excepto en su símbolo exterior, independencia del rey, era sólo interesante e inteligible para las ciudades argentinas, extraña y sin prestigio para las campañas. En las ciudades había libros, ideas, espíritu municipal, juzgados, derechos, leyes, educación, todos los puntos de contacto y de mancomunidad que tenemos con los europeos; había una base de organización, incompleta, atrasada, si se quiere; pero precisamente, porque era incompleta, porque no estaba a la altura de lo que ya se sabía que podía llegar a ser, se adoptaba la revolución con entusiasmo. Para las campañas, la revolución era un problema; sustraerse a la autoridad del rey era agradable, por cuanto era sustraerse a la autoridad. La campaña pastora no podía mirar la cuestión bajo otro aspecto. Libertad, responsabilidad del poder, todas las cuestiones que la revolución se proponía resolver, eran extrañas a su manera de vivir, a sus necesidades» (dixit Domingo Faustino Sarmiento…
Leer más

OPINIONES. LUCHA CONTRA LOS ABORÍGENES

El teniente general don José Adonaegui, creador de la afamada milicia rural de los Blandengues en 1751, burlándose de la acción  catequizadora de los jesuitas, decía,  justificando su encarnizada persecución a los indígenas, que el mejor bautismo era el de sangre (“José Artigas”, de Eduardo Acevedo Vázquez, Tomo I, pag. 390)