Opiniones

Opiniones expresadas acerca de diversos temas, personajes o circunstancias, por quienes por su relevante personalidad, vinculación, o contemporaneidad pueden orientarnos hacia el mejor conocimiento de los mismos.

ARISTÓBULO DEL VALLE DENUNCIA EMISIONES CLANDESTINAS (03/06/1890)

Durante la presidencia de MIGUEL JUÁREZ CELMAN, en la sesión del Senado de la Nación del 3 de junio de 1890, el Senador ARISTÚBLO DEL VALLE (imagen) denuncia la existencia de emisiones clandestinas de dinero diciendo: “…. Cuando en una de las últimas sesiones de la Cámara me referí a las emisiones clandestinas, signifiqué claramente cuál era mi manera de pensar y de sentir respecto de este abuso crimínal del sello de la Nación y de la fe pública, que comporta la imposición de ese sello sobre la moneda circulante. […] no cabe duda que ha habido emisiones clandestinas, emisiones clandestinas lanzadas a la circulación por los agentes del gobierno, con la intervención de la oficina creada por la ley para garantizar a propios y extraños la legalidad y la pureza de la moneda circulante, con autorización, con aprobación, sino con orden del mismo Poder Ejecutivo, a quien la Constitución…
Leer más

CARRERAS DE MOCHILA

Las carreras de mochila eran una variedad de las carreras camperas, en las que competían más de dos caballos y diferían de las cuadreras, en que en ellas, competían varios caballos, aunque siempre en una cancha marcada y con todas las formalidades propias  de las otras carreras.  En la provincia de Buenos Aires las llamaban “pollas”, pero aunque respetaban  todas  las formalidades preestablecidas para las “de mochilka”, se corrían a campo traviesa o recorriendo un camino de la zona. Cinco o seis jinetes, apareados en una misma línea, a la voz de ¡Mochila hasta el espinillo! (u otro punto preestablecido), salían  disparados a toda velocidad. Era costumbre que quien hubiera partido  primero en la largada,  en tono festivo y burlón vaya gritando “Su mama pal” último”. Y así, entre risotadas y alaridos salvajes, corrían  los gauchos a toda rienda,  para llegar primero a la meta señalada de antemano y eviatr…
Leer más

CEPO, ESTAQUEADA Y OTROS CASTIGOS (SIGLO XIX)

El gaucho, que como dijera C. O. Bunge en su obra “Nuestra Patria”, no era ni matrero, ni sumiso respetuoso de la Ley. Ni vago, ni esforzado trabajador; ni altanero, ni fiel y ni adúltero. Porque fue eso y mucho más y entre ello hubo, como es lógico en todo grupo humano, gente trabajadora, honrada y laboriosa y otros, que desviados del camino de la Ley, debieron ser castigados, aunque también muchos, injustamente caídos en desgracia ante las autoridades policiales, corrieron la misma suerte. A éstos, una justicia no siempre justa, les caía con todo su rigor y los medios de que valían para enderezarlos, o simplemente doblegarlos, eran varios y todos ellos, de una extremada crueldad. Comentaremos sólo tres de ellos simplemente como ejemplo, agregando que  estos “actos de justicia”, siempre iban acompañados por alguna “paliza” descargada por los captores del infractor, que seguramente se atrevían a propinarle, cuando…
Leer más

EL FUEGO ETERNO DEL GAUCHO

Como para mantener permanentemente encendido el fuego en el rancho, habría sido necesario que alguien estuviera vigilándolo noche y día, el gaucho, cinchándolo con su caballo, metía un gran tronco entero por una abertura del rancho o puerta de la cocina en las estancias si el fogón estaba allí (A), dejando un extremo del tronco sobre el fogón armado en su interior. Prendía fuego entonces a semejante “astilla” y ésta duraba varios días encendida. Bastaba que cada madrugada, alguien diera unos golpes con el lomo de su cuchillo en el tronco, para que de inmediato, se reencendiera y algunas brasas, suficientes para calentar el agua para el mate, caían sobre el fogón (ver El rancho, la vivienda del gaucho).

ASIENTOS DE NEGROS (1595)

Se llamaba asientos de negros a los permisos que la Corona española adjudicaba a una persona o a una compañía, para que pudiera importar esclavos negros, para ser vendidos en tierras de hispanoamérica. El primer asiento otorgado en el actual territorio de la República Argentina, le fue dado a PEDRO GÓMEZ REYNEL y establecía, que podía traer hasta seiscientos esclavos anuales a Buenos Aires. Los siguientes asientos, omitieron a este Puerto como puerta de entrada  o se autorizó el ingreso de muy pocos esclavos, por lo que este infame comercio se dirigió hacia otros puertos. El gran cambio llegó en 1713, cuando, por el Tratado de Utrecht, se les garantizó el otorgamiento de importantes asientos (o permisos) a Inglaterra, dándole el derecho para importar esclavos a todos los puertos de Hispanoamérica, incluyendo el de Buenos Aires. Estos contratos fueron asignados a compañías británicas que enviaban agentes a cada uno de…
Leer más

PALACIO ÁLZAGA-UNZUÉ (1916)

El llamado Palacio Álzaga-Unzué fue una  fastuosa residencia construída por el arquitecto ROBERTO PRENTICE para FÉLIX DE ÁLZAGA UNZUÉ  en 1916. Fue levantada en terrenos de su propiedad en el barrio de Retiro como regalo de bodas a su esposa ELENA PEÑA y ambos se mudaron a su mansión en 1920. Fue una de las residencias más imponentes de la aristocracia de comienzos del siglo XX en la ciudad de Buenos Aires. Era un edificio en estilo “eduardiano” correspondiente a la “Belle Époque” inspirado en los castillos franceses del Valle del Loire. La fachada de ladrillo a la vista, se destacaba por una gran entrada con columnas corintias dobles y rematadas en un frontis con recargada ornamentación realizada con vegetales, escudos y mascarones que era interrumpido por una buhardilla. El techo era estilo “tejado francés”, cuya mansarda con tejas de pizarra, tenía un coronamiento de cinc y hierro forjado. La…
Leer más

UN DESTINO INEXORABLE PARA LOS LUCHADORES POR LA LIBERTAD

Un trágico destino parecer se el que le aguardaba a quienes en Sudamérica lucharon por la libertad de sus pueblos. Leyendo la historia de los países que integran este bloque, vemos con sorpresa que muchos de aquellos que encabezaron sus primeros movimientos libertarios o que fueron protagonistas fundamentales de los mismas, murieron violentamente, o en el destierro, o ignorados y lejos de sus patrias, por decisión de sus adversarios políticos. TUPAC AMARÚ, el líder de la mayor rebelión anticolonial que se dio en Hispanoamérica durante el siglo XVIII denominada la Gran rebelión”, murió despedazado por cuatro caballos atados a sus muñecas que lo desmembraron en 1781; el líder de la revolución independentista en La Paz, PEDRO DOINGO MURILLO, murió ahorcado en 1809; MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA, , el caudillo popular de la revolución de Méjico, murió fusilado en 1811;  CARLOS MONTUFAR y su compañero VILLACENCIA, jefes de la revolución de…
Leer más