OPINIONES. LA SEMANA TRÁGICA

“Entre el 9 y el 15 de enero de 1919, un conflicto planteado en los Talleres Vasena, culminó en una huelga general y en la represión policial. Los hechos de violencia provocaron víctimas, hicieron cundir el miedo en una población mal informada y crearon sensaciones, luego traducidas, en interpretaciones diversas (ver La Semana Trágica).

Desde un “levantamiento anarquista”, hasta un modelo de “insurrección revolucionaria”, pasando por el humor de Arturo Cancela en “Una semana de holgorio”, casi todo fue dicho o escrito según la selección perceptiva de los observadores o de los intérpretes. Ciertamente, durante esa semana conocida como la “Semana Trágica”, hubo violencia, huelga general, represión policial con alguna colaboración militar, persecución a judíos y “rusos” en la que cayeron incluso, catalanes y extranjeros rubios. Pero la investigación histórica va poniendo las cosas en su lugar.

Los anarquistas jugaron un papel insignificante. Los responsables de la violencia inicial fueron tres grupos principales: las barras callejeras, los tranviarios y los trabajadores de la fábrica Vasena. Ninguno de estos grupos era propiamente “revolucionario”, ni tenía vínculos con el anarquismo. Fue un hecho más bien caótico y desarticulado de ciertos sectores obreros, sobre todo de Nueva Pompeya, como protesta a la represión policial del 7 de enero contra los trabajadores en huelga de la fábrica Vasena, en la que perecieron cuatro personas.

El hecho desencadenó la reacción obrera sin contenido clasista. El gobierno radical ayudó a la represión, no porque creyera en el carácter “revolucionario”  de los hechos, sino porque debía desmentir la imagen de debilidad que la oposición le atribuía» (dixit Doctor Carlos Floria, publicado en «100 hechos que hicieron la Argentina», editado por la Revista Gente y la Actualidad, Buenos Aires, 1975).).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.