Crónicas

URQUIZA DISPONE EL SITIO A BUENOS AIRES (01/12/1852)

El coronel HILARIO LAGOS (padre), al frente de las “milicias del norte de la provincia de Buenos Aires”, apoyado por el general URQUIZA, se sublevó contra el gobierno de Buenos Aires, surgido de la revolución del 11 de setiembre, que desempeñaba VALENTÍN ALSINA y lanzó una Proclama diciendo: “Habitantes de la capital: Tenéis enfrente de vuestras calles un ejército de compatriotas, que sólo quieren la paz y la gloria de nuestro país. Son vuestros hermanos, y no dirijáis contra ellos el plomo destructor. No enlutéis vuestras propias familias. Venimos a dar a nuestra querida Buenos Aires la gloria y la tranquilidad que le habían arrebatado unos pocos de sus malos hijos. Nada temáis de los patriotas que me rodean: el ejército de valientes que tengo el honor de mandar, no desea laureles enrojecidos con la sangre de hermanos. Sólo quiere paz y libertad. El glorioso pabellón de Mayo es nuestra divisa,…
Leer más

URQUIZA ENTRA EN BUENOS AIRES, LUEGO DE CASEROS (19/02/1852)

Luego de triunfar en Caseros, el general JUSTO JOSÉ DE URQUIZA posterga su entrada en la ciudad de Buenos Aires y lo hace, recién el 19 de febrero de 1852.  entra en la ciudad al frente del Ejército Grande compuesto por efectivos orientales, brasileños, correntinos, entrerrianos y santafecinos, pertenecientes a las tres armas (infantería, caballería y artillería), más 40 cañones de tren volante y la ciudad lo recibe embanderada y con un arco triunfal levantado en la calle del Perú (hoy Florida). A las 11,30 de esa mañana, Urquiza avanza hacia el campo del Retiro, acompañado por el general TOMÁS GUIDO, ambos montados. Según DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO (que presenció el desfile), URQUIZA llevaba en la ocasión «…. una rica espada de vaina dorada, de las tomadas a ORIBE, casaca con bordados al cuello, banda roja, sin charreteras   y sombrero de paisano con cinta». Según ANTONIO ZINNY (que también pudo ser…
Leer más

URQUIZA FIRMA UN TRATADO DE ALIANZA CON BRASIL Y LA BANDA ORIENTAL PARA COMBATIR A ROSAS (29/05/1851)

URQUIZA FIRMA UN TRATADO DE ALIANZA CON BRASIL Y LA BANDA ORIENTAL PARA COMBATIR A ROSAS. El gobernador de Entre Ríos, general JUSTO JOSÉ DE URQUIZA, que el día 1° de mayo de 1851, había desconocido, en nombre del pueblo entrerriano, a JUAN MANUEL DE ROSAS, en su calidad de encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación, instalado en la ciudad de Montevideo, el 29 de mayo de 1851, en representación de las provincias argentinas de Entre Ríos y Corrientes y de la plaza sitiada de Montevideo, firmó, un Tratado de alianza con el Imperio del Brasil para confirmar la independencia del Uruguay, en un claro desafío a la autoridad de ORIBE y ROSAS y con el objetivo principal de llevarle la guerra y derrocar a Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires. El documento fue rubricado por RODRIGO DE SOUZA DA SILVA PONTES, MANUEL HERRERA Y OBES…
Leer más

URQUIZA Y EL PACTO DE UNION CON BUENOS AIRES (11/112/1859)

En el panorama de los sucesos de 1859,  llama la atención el contraste entre la actitud que tuvo JUSTO JOSÉ DE URQUIZA antes de la batalla de Cepeda y la que mostró  después de su victoria, cuando firma el Pacto de Unión con Buenos Aires (ver Guerra entre la Confederación y el Estado de Buenos Aires). En documentos fechados entre mayo y octubre de ese año, URQUIZA se mantiene decidido a obrar con la máxima energía frente al partido, que el considera, ha segregado a Buenos Aires del resto de la Confederación. No es menos cierto que, ante los ultrajes de la prensa liberal a su esposa (a la que alguna vez, hasta la compararon con Dolores Guisado, nombre sinónimo de “loca” para los porteños de aquella época), URQUIZA está dispuesto a exterminar a “los salvajes unitarios” y que en su Proclama a la provincia rebelde (Buenos Aires), después de Cepeda,…
Leer más

URQUIZA Y ROSAS

JUSTO JOSÉ DE URQUIZA era un federal de verdad; JUAN MANUEL DE OSAS, en cambio, un pseudo federal, un federal en apariencia. Urquiza quería llegar a la “organización nacional” cuanto antes; Rosas, disfrazando sus falaces propósitos con engañosas declaraciones, procuraba retardarla todo lo posible. El caudillo entrerriano–como todos los hombres bien intencionados del interior–, enarbolaba su credo federal como una bandera de principios; Rosas, pretextando la misma fe federal, y haciendo gritar a las masas, hasta desgañitarse, “Viva la Santa Federación”, sólo tenía en cuenta los intereses de la primera provincia argentina, que a cambio de esa política, le ofrecía la fuerza y los recursos para perpetuarse en el mando contra la voluntad de los demás. Razón sobrada tenía Rosas al decir a don Santiago Vázquez, emisario confidencial del Uruguay: “Todos dicen que yo soy federal y yo me río” (1). Entre Ríos fue el primer Estado argentino que se…
Leer más

URQUIZA Y SARMIENTO RECONCILIADOS (24/06/1869)

Después de haber estado muchos años distanciados. militando, uno como unitario empedernido y el otro como antigüo federal, devenido en unitario, DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO y JUSTO JOSÉ DE URQUIZA hacen las paces (ver José Hernández, López Jordán y Urquiza).               Y fue el Doctor BENJAMÍN VICTORICA, quien portando un regalo de URQUIZA para el Presidente SARMIENTO, fue el mensajero de esa paz, que traía la cordura a estas dos figuras de nuestra Historia, empequeñecidas por las disputas que les impidieron ver durante largos años, que el futuro de un país, no se hace discutiendo, peleando o denostando, sino que se logra mediante la comprensión, el equilibrio emocional y la racionalidad. Las cartas que se cursaron ambos: uno para enviar su prenda de paz y el otro para agradecer el envío, son prueba suficiente de que al fin, así lo habían comprendido estos dos buenos…
Leer más

USO OBLIGATORIO DEL SILBATO (1824)

Según trascendidos se hallaría en manos del Intendente General de Policía una disposición por la cual se hace obligatorio el uso del silbato para el personal policial. La entrada en vigor de la orden estaría dernorada por una falta de acuerdo con respecto a la cantidad y significado de los toques. Unos sostienen la urgencia de poner en marcha el uso de pitos con un código provisional que podría irse perfeccionando «sobre la marcha» hasta hacerse definitivo; otros, la necesidad de contar con un sistema estable desde un principio. En círculos informados se descuenta el éxito de la primera alternativa.

VACUNA CONTRA LA VIRUELA 18/05/1813)

Es conclusión firme, que los españoles trajeron la viruela al Nuevo Mundo ya que en 1588 estalló la que fue la primera epidemia de viruela que asoló Buenos Aires, peste que aún no era conocido por los antigüos habitantes de América. Luego hubo otras epidemias más en los años siguientes, hasta que en 1621, se produjo una que tuvo muy graves consecuencias para la población de Buenos Aires. En 1701 un gran número de barcos que traía esclavos en sus bodegas, tuvo que hacer cuarentena a causa de la presencia de brotes de viruela entre su carga humana pero, de todas maneras, murieron contagiados por el mal traído por éstos desgraciados, cuatrocientos pobladores de la ciudad. Alarmado por la presencia de esta peste en sus colonias, Carlos IV ya a comienzos del siglo XIX, en 1805, envió una importante partida de la recientemente descubierta “vacuna Jenner” e introdujo en el…
Leer más

Valear

Este es  un término que no diferencia la “v” de la “b” y se refiere a un acto, que está muy lejos de lo que parece nombrar. Hasta hace muy pocos años, en los establecimientos rurales (estancias, chacras, obrajes, etc.), se pagaban los sueldos y jornales con “órdenes de compra” o “vales” contra un determinado comercio del pueblo más cercano, donde se hacían efectivos, se depositaban a cuenta o se utilizaba para pagar alimentos, ropa, herramientas, etc. .Era un sistema perverso que enriqueció a muchos empresarios y comerciantes, ya que lo más frecuente, era que la mayoría de los peones y empleados que tenían crédito en esos comercios, el “debe” era siempre muy superior al “haber”. Al acto de entrega y recepción de estos vales, se lo llamaba “valear” y cuando alguien decía “me han valeado”, quería decir que lo habían despedido, extendiéndole el último vale que cobraría allí.

VALENTÍN FEILBERG LLEGA A LA COSTA DEL LAGO ARGENTINO (26/11/1873)

El triste destino de tierra olvidada de la Patagonia, tiene una larga historia que se remonta a la época de la colonización española. Desde aquel entonces estuvo condenada a la ignorancia y el desinterés de las autoridades. Después de contadas y heroicas expediciones, en 1873 el gobierno dispuso la partida de la goleta Chubut que al mando del teniente coronel GUILLERMO LAWRENCE, debía explorar y ocupar el río Santa Cruz. A bordo viajaba un muchacho de 21 años, el subteniente VALENTÍN FEILBERG. Después de un azaroso viaje en medio de fuertes tormentas, la goleta llegó a la desembocadura del río y se levantó una casilla de ocupación en la margen sur. Comenzó entonces la segunda etapa de la exploración: tratar de llegar a las fuentes del río. Como la goleta no podía seguir avanzando, Feilberg junto con cuatro hombres tomó un modesto chinchorro del barco provisto con víveres para 20…
Leer más

VAYA FORMA DE HACER MANTECA (1810)

La manteca no era común en Buenos Aires y sus habitantes se limitaban a utilizar en su lugar, para la cocina, la gordura de la carne derretida. La única manteca que se podía hallar en la ciudad era fabricada por residentes ingleses, los cuales comerciaban el excedente de su consumo familiar. Un viajero, de paso por Buenos Aires, relata: «no era raro encontrar, en la leche que vendían los lecheritos, pequeñas partículas de manteca, producida por las agitaciones del galope de los caballos que la transportaban” y este “extraño fenómeno”, era aprovechado por algunos paisanos que la fabricaban atando vejigas llenas de nata a la cola de sus caballos, mientras realizaban un viaje…», logrando así que el batido de esa nata, la transformara en manteca. Alrededor de 1802 en el “Semanario de Agricultura, Industria y Comercio” se pudo leer un artículo escrito por HIPÓLITO VIEYTES referido al modo científico de…
Leer más

VECINO, VECINOS

Si bien en la actualidad la palabra vecino se utiliza para designar a los ciudadanos residentes, en el período colonial argentino, se la utilizaba para designar solamente a los miembros de la clase gobernante de esa comunidad integrada según el sistema social español, legalmente estratificado. Por debajo de ellos, estaban los “domiciliados” y los “estantes”. La condición de vecino era muy codiciada, ya que sólo ellos podían votar y ocupar puestos oficiales y podían concurrir a los Cabildos abiertos, como se llamaba a las asambleas municipales, privilegio muy importante, desde el punto de vista económico durante los siglos XVII y XVIII, pues sólo a ellos se les permitía participar de las vaquerías y eran responsables, además de la defensa de la comunidad y de sustituir a quien se hallare ausente. Véase “Historia del derecho argentino” de Ricardo Levene, Volumen I, Buenos Aires, 1945).

VECINOS DE LA PLAZA DE MAYO (1810)

Frente a la Plaza 25 de Mayo, en la cuadra comprendida entre 25 de Mayo y Reconquista, en los días en que estas calles llevaban los nombres de “La Plata”, “Del 25 de Mayo” y de “La Paz”, abrían sus puertas y portones hacia la Plaza, una serie de casas y establecimientos, todos ellos hoy desparecidos. Pero merecen recordarse el Hotel del Congreso, donde años más tarde fue el edificio de la Bolsa de Comercio, que estaba más hacia el lado de Reconquista. Las caballerizas y la Casa Amueblada, un enorme caserón de dos pisos destinado a escritorios y oficinas de navieras, escribanos, procuradores, etcétera, que tomaba parte la pronunciada ochava con que la primera de estas calles entraba en la de 25 de Mayo, parecida a la ochava que existía en la entonces calle Victoria, en su encuentro con la Balcarce.

VEINTE MIL CAMISAS PARA NUESTROS SOLDADOS (24/10/1811)

VEINTE MIL CAMISAS PARA NUESTROS SOLDADOS. La Revolución de Mayo había llevado su enseña hasta el Alto Perú, auxiliando a los pueblos patriotas que con las armas en la mano querían redimirse de su cautiverio. Buenas Aires, no sólo daba soldadas, sino que también suministraba toda clase de recursos al Ejército, en lo que las mujeres argentinas tomaban una gran parte con espontáneo patriotismo. Por ello y teniendo que vestirse a las tropas que se hallaban destacadas en los muy diversos destinos a los que las obligaba su necesaria presencia, en defensa de la Patria y de los ideales de Mayo, el día 24 de octubre de 1811 un grupo de damas se ofrecieron generosamente a coser veinte mil camisas para el uso de los defensores de la patria.

VENDAJE

Así se llamaba a la  “comisión” de un real, pagado por los panaderos a las pulperías,  por cada peso de pan que éstas vendían. Luego de la Revolución de Mayo, el Cabildo, para aumentar los recursos municipales, gravó esta comisión con un impuesto del 50%, conocido como “medio real de vendaje”. Durante los siguientes años, el precio del pan aumentó rápidamente, en gran parte debido a la escasez de harina y a otros motivos, pero la gente atribuyó el elevado precio al impuesto, por lo que fue levantado en 1821.

VERSIÓN CALCHAQUÍ DEL PASEO DEL ESTANDAR-TE POR EL ALFÉREZ REAL (1808)

Destellos de una tradición cultural superior se manifiestan en el patrimonio de los grupos o comunidades de tipo “folk”, protagonistas de los múltiples fenómenos que llamamos folclore; son testi­monio las costumbres, la in­dumentaria, las creencias re­ligiosas, el saber popular y tantos otros aspectos, entre los que sobresalen las fiestas. Como ejemplo curioso y comprobado de esa trayectoria del proceso histórico y cultural, recordemos la más lucida celebración de las ciudades coloniales: la festividad del Santo Patrono, que mantuvo sus características hasta después de la Revolución de Mayo, y las proclamaciones de nuevos monarcas, hasta la víspera de dicho movimiento. Del vistoso y solemne conjunto de actos, destacaremos sólo un personaje: el alférez real, y su principal función: el paseo del estandarte real. Las ceremonias eran muy semejantes en las principales ciudades y coincidían hasta en detalles: por ejemplo, las crónicas de algunas realizadas en Buenos Aires y en Salta. Los…
Leer más

VERSIÓN DEL VIRREY CISNEROS SOBRE LOS SUCESOS DE MAYO DE 1810 (22/6/1810)

El virrey Cisneros en carta a Su Majestad, el rey de España, con fecha 22 de junio de 1810, se refiere a los sucesos producidos en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810 y al respecto le dice: «Había yo ordenado que se apostase para ese acto (se refiere al Cabildo Abierto del 22 de mayo), una compañía en cada bocacalle de las de la plaza a fin de que no se permitiese entrar en ella ni subir al Cabildo a persona alguna que no fuesen las citadas, pero la tropa y los oficiales eran del partido (es decir, patriotas). Hacían lo que sus comandantes les prevenían secretamente y éstos les prevenían lo que les ordenaba la facción. Negaban el paso a los vecinos honrados y lo franqueaban a los de la confabulación. Algunos oficiales tenían copia de las esquelas de convite sin nombre y con ellas introducían en…
Leer más

VERTÍZ Y UNA NUEVA LÍNEA DE FRONTERA MÁS AL SUR (13/03/1779)

Dejando de lado el plan del virrey PEDRO DE CEVALLOS que disponía una ofensiva general contra los pueblos aborígenes que habitaban los territorios al sur de Buenos Aires, un vez que asumió el nuevo virrey, JUAN JOSÉ DE VÉRTIZ Y SALCEDO optó por activar una estrategia defensiva y a estos efectos, ordenó que una Compañía de Blandengues y milicianos al mando del comandante español FRANCISCO BETBEZÉ Y DUCÓS, marchara con la misión de recorrer la línea de la frontera sur, inspeccionara los Fortines instalados en esos territorios, y evaluara las posibilidades que ofrecían las tierras que estaban más al sur de ellos, para proponer el establecimiento de una nueva línea de fronteras, que permita ganar territorio para la instalación de futuros asentamientos poblacionales, reduciendo además, el campo de acción de las tribus rebeldes, encomendándole al mismo tiempo, la instalación de los fuertes y fortines, que pudieran ofrecer seguridad a los…
Leer más

VIAJANDO POR EL INTERIOR.(1729)

Córdoba del Tucumán, 3 de agosto de 1729. «Carísimo señor hermano: Va pasando todavía el tiempo sin que pueda aún daros noticia del destino que deben darme los superiores. Si algo ocurre de particular, no dejaré de agregarlo al fin de ésta, como hice en la carta escrita desde Buenos Aires, en que os di noticia de todo el camino hecho por mar. Así lo haré en la presente, en que debo referiros la navegación hecha por tierra. Así la llamarías, y con razón, si vieseis las inmensas campañas, que sin descubrir límite alguno en el horizonte, se extienden de Buenos Aires a Córdoba del Tucumán… Las cartas geográficas dan cuatrocientas millas en línea recta entre una a otra ciudad, y podéis imaginar, que necesariamente habremos agregado otro centenar de millas por los varios giros y regiros que es necesario hacer, ya porque así lo quiere el camino antiguo y…
Leer más