PEDRO CAMPBELL, EL GENERAL DE ARTIGAS (1782-1832)

Fue un militar y marino que actuó en la guerra por la Independencia de la Banda Oriental y de las Provincias Unidas del Río de la Plata, absolutamente identificado con JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS, fundador de la Armada Nacional del Uruguay y destacado luchador integrando las filas federales de la provincia de Corrientes (ver Campbell, Pedro).

Dictionary of Irish Latin American Biography > "Campbell, Peter ...

Nacido como Peter Campbell, en 1782 en el pueblo de Tipperary, Irlanda, se alistó en el Regimiento 71 Highland de Gran Bretaña y en 1806 llegó al Río de la Plata en 1806, como Sargento de una de las unidades que al mando del teniente coronel DENIS PACK PATRICK ISLAND formaba parte de los efectivos navales que protagonizaron la primera invasión de los ingleses al Río de la Plata, al mando del almirante HOME RIGGS POPHAM.

Fue herido en las acciones que se libraron en Buenos Aires y socorrido por la familia GÓMEZ Y FARÍAS. Luego, poco antes de producirse “la Reconquista” de la ciudad desertó y se dirigió a la provincia de Entre Ríos y luego a la de Corrientes.

Allí, el irlandés adoptó rápidamente las costumbres del lugar, exhibiendo una asombrosa adaptación a los usos y costumbres de su nuevo hogar, adoptando la vestimenta, las armas, el lenguaje y la forma de vida de los gauchos, diferenciándose de éstos solamente por su aspecto de europeo nórdico: alto, enjuto y con una abundante cabellera y barba rojas. Comenzó a trabajar como curtidor de cueros y como empleado de un rico hacendado y militar correntino, llamado ÁNGEL FERNÁNDEZ BLANCO, en cuya estancia, se destacó como excelente jinete actuando en rodeos, partidas de caza, doma y demás actividades propias de la campaña y como audaz hombre de acción, asociado con los hermanos JOHN y WILLIAM PARISH ROBERTSON, como acopiador de cueros, tripulando pequeñas embarcaciones y realizando navegación fluvial y piratería. Tenía fama de haber vencido a decenas de hombres en duelo, a los que no mataba, pero causaba heridas graves. Adoptó las costumbres y las ropas de los gauchos, por lo que pudo pasar por uno de ellos.

Al producirse la Revolución de Mayo de 1810, Campbell tomó contacto con ARTIGAS y la admiración que éste le produjo, hará que años después, llegara a convertirse en hombre de su máxima confianza. En 1811 se enroló en una goleta (posiblemente la balandra “Americana”), que estaba al mando del francés ÁNGEL HUBAC, (ex. ayudante DE LINIERS) con el que más tarde se unió a la guerra ofensiva contra los realistas de Montevideo. En abril de 1814, participó, junto a GUILLERMO BROWN en la liberación de la isla Martín García y de la victoria en el Combate naval de Montevideo.

En diciembre de 1814, cuando el JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS ya estaba irremediablemente enfrentado con el gobierno de Buenos Aires, CAMPBELL decidió defender los ideales republicanos y federales del caudillo oriental. Le ofreció sus servicios y se pasó a sus filas con una pequeña embarcación a su mando. ARTIGAS lo puso al mando entonces de la escasa fuerza naval con la que contaba: la conocida como la “segunda flotilla del Paraná”, para que operara sobre los ríos Paraná y Uruguay.

Así prestó este servicio por varios meses recorriendo ambos ríos, hasta que a partir de 1817, para impedir el comercio de Buenos Aires con Paraguay y las provincias del Litoral, CAMPBELL, mantuvo un verdadero dominio sobre esas vías de comunicación, bloqueando todos los envíos de material, equipos y armas que Gaspar Rodríguez de Francia hacia el gobierno de Buenos Aires, empeñado en su lucha con la Liga Federal que encabezaba ARTIGAS. Aplicaba para ello la táctica de “montoneras”, empleando embarcaciones de poco calado y un puñado de hombres alternativamente jinetes, infantes o marineros armados de sables y fusiles, que saltaban al abordaje de las naves enemigas y continuaban el combate en las riberas de los ríos hasta conquistar desiguales triunfos.

Gracias a esta audaz táctica de guerra, el irlandés CAMPBELL pudo apoderarse de varias embarcaciones del enemigo, provocando que al contemplar el resultado adverso en la contienda fluvial, el capitán HUBAC levantara el bloqueo del puerto de Santa Fe y optara por retirarse al sur.

En mayo de 1818 cuando se produjo una sublevación en la provincia de Corrientes que depuso al gobernador artiguista, JUAN BAUTISTA MÉNDEZ e instaló en su lugar al capitán JOSÉ FRANCISCO VEDOYA, hombre que respondía al Director Supremo JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN, el caudillo oriental convocó a las tropas de ANDRÉS GUACURARÍ (Andresito) y a la flota de PEDRO CAMPBELL, quienes, en combinación, expulsaron a VEDOYA del gobierno provincial

Vuelta la calma en la provincia, ANDRÉS GUACURARÍ fue ungido Gobernador de Corrientes y al asumir como tal, CAMPBELL fue designado Comandante General de la Marina de la Liga Federal, fuerza que ya contaba con los lanchones “Carmen”, “Victoria” y “Correntina” y las lanchas artilladas, el “Artigas” y el “Oriental”.

A pesar de las continuas derrotas de las tropas de Artigas y sus aliados en los campos de batalla de la Banda Oriental y las provincias que componían la desgarrada Liga Federal, PEDRO CAMPBELL no flaquea, y continúa combatiendo en nombre del primer sistema federal del continente americano. Los últimos jefes artiguistas que presentaron combate fueron ESTANISLAO LÓPEZ y FRANCISCO “PANCHO” RAMÍREZ, promediando el mes de febrero de 1820. Tras la derrota de Tacuarembó, el mismo ARTIGAS ya había cruzado el río Paraná para insistirle a las provincias que no abandonen la Liga Federal y sus postulados. En la batalla de Cepeda (1° de febrero de 1820), CAMPBELL pone a disposición de LÓPEZ y RAMÍREZ las pocas naves que le quedan en funcionamiento. El triunfo de las tropas federales sobre las de Buenos Aires en esa contienda, cumplía en parte los viejos principios de Artigas y abría un paréntesis en la hasta entonces inexpugnable supremacía del centralismo porteño sobre las decisiones nacionales.

El 13 de febrero de 1820, se produce el tercer choque entre CAMPBELL y ÁNGEL HUBAC en las bocas del río Colastiné, en un intento del irlandés por quedarse con la flota unitaria. En la refriega, y a pesar de que fueron destrozadas las naves de CAMPBELL, HUBAC pierde la vida en la defensa de su buque. Meses más tarde, luego de ser precariamente reparados los navíos federales, el infatigable CAMPBELL lucha contra las fuerzas del marino MANUEL MONTEVERDE, el apoyo naval con el que contaba RAMÍREZ, ahora enfrentado con ARTIGAS,

El 3 de agosto de 1820, MONTEVERDE se apodera o hunde en el río Corrientes de las cuatro embarcaciones de CAMPBELL (“Carmen”, “Victoria”, “Correntina”, y “Esperanza”, obligándolo a retirarse a pie hacia Corrientes, donde fue detenido hasta que pudo exiliarse, junto con su jefe y querido amugo ARTIGAS en el Paragua, donde falleció en 1832.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.