UNA FALSIFICACIÓN PERFECTA? (14/06/1824)

La Policía comenzó a sospechar de la apariencia lujosa de un pobre y joven grabador llamado MARCELO VALDIVIA.  Al allanar su casa, descubren grandes cantidades de billetes falsos. En el interrogatorio al que se lo somete, termina por reconocerse autor de la estafa: un «trabajo perfecto”, dictaminan los peritos “no hay diferencia con los billetes auténticos». El pobre infelíz es condenado a muerte, pero a tiempo descubren que es menor de edad y se le conmuta la pena por la de ocho años de prisión y «destierro por el resto de la vida». Como pena accesoria, durante cuatro horas, Valdivia es sentado en la Plaza Mayor con los billetes falsos colgados del pecho (ver «Falsificaciones y falsificadores» )..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.