LA ESCUELA NAVAL MILITAR (05/10/1872)

LA ESCUELA NAVAL MILITAR. El Congreso de la Nación sancionó la Ley que autorizaba al Poder Ejecutivo Nacional para la fundación de una Escuela Naval Militar, que se constituiría en el vapor de guerra “Almirante Brown”. Por esa misma Ley se autorizó la inversión de 2.000 pesos fuertes por mes para la instalación y sostenimiento de la Institución. Pocos días después por otro Decreto se designó Comandante y Director de la Escuela Naval al sargento mayor CLODOMIRO URTUBEY y profesor al teniente CARLOS HASTINGS, a los que se les solicitó que propusieran un proyecto de Reglamento interno y un Plan de Estudios. Con el decidido apoyo de DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO y como resultado de sus esfuerzos personales para llevar a cabo este proyecto, se pone en marcha así la vida de una Institución que ha demostrado ser de enorme valor para el progreso y el desarrollo de nuestra marina y la custodia de nuestras aguas territoriales. Nuestro país, a pesar de la fertilidad de su suelo, de su pujante actividad agropecuaria y de una industria que siempre a debido luchar para imponer sus productos en los mercados, ha dependido siempre, en gran medida, de lo marítimo. Nunca llegó a tener medios navales adecuados a su condición, por lo que la conciencia marítima argentina fue siempre muy rudimentaria hasta finales del siglo XIX. Muchos hombres clarividentes de nuestra Historia, comprendieron la necesidad de revertir esta realidad y desde el mismo Sarmiento se comenzó a aceptar la conveniencia de formar hombres de mar capacitados para el ejercicio de una profesión que se nutrió con la vocación de muchos ciudadanos e impulsó la conciencia marítima de nuestra sociedad. MANUEL BELGRANO, visionario, capaz, sacrificado y heroico, realizó un intento en la época colonial que fracasó por la incomprensión de la metrópoli que consideró insatisfecha la reglamentación impuesta. Otros hombres, ya en la época de nuestra Independencia intentaron lo mismo y una larga lista de prohombres pueden anotarse como dedicados con empeño a concretar este proyecto: ANTONIO CASTELLINI, TOMÁS ESPORA, FRANCISCO GRANVILLE, el coronel de marina ANTONIO TOLL, el piloto NICOLÁS O’DONELL y el teniente de fragata JOSÉ MANZANO, son sólo agunos de los que de alguna forma se ocuparon del mismo. Recién en 1872, el sargento mayor ELODOMIRO URTUBEY (que luego alcanzaría el grado de comodoro, el equivalente hoy al de contralmirante), logró, en base a sus estudios en la Escuela Naval Militar Española, preparar un proyecto, que presentado en época y gobierno propicios, tuvo buena acogida. Urtubey, héroe de la guerra del Paraguay, donde fue herido y amigo personal del presidente Sarmiento, se decidió a concretar este proyecto que consideraba de urgente necesidad y como ninguna idea en pro de la cultura, la educación y de los intereses nacionales le eran ajenos a este presidente, por medio de una Ley sancionada el 5 de octubre de 1872, le dio vida a la Escuela Naval Militar.

1 Comentario

  1. Omar Cordero Moncunill

    Hasta que acordaran con le Pacto de asisitencia reciproca dw inversiones y la Ley 24184 Devla Reforma del Estado el promero en 1990 y la segunda en 1992. Gracias

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.