PRIMER MAQUINISTA FERROVIARIO (17/09/1857)

Muchos autores le adjudican el mérito de haber sido el primer conductor de la Porteña a ALFONSO (o Alonso) CORAZZI (imagen), un italiano, natural de Livorno, quien después de haber trabajado ocho años como fogonero y uno como maquinista en la Compañía italiana “Strada Ferrata Leopoldina” de Toscana, se embarcó como mecánico en un barco que viajaba a la Argentina, destinado a la exploración del Río Bermejo y que en 1856, fue contratado por la Empresa del Ferrocarril Oeste, como primer maquinista. Pero muchos documentos de la época, informan que CORAZZI participó en este evento como fogonero.

Resultado de imagen para alfonso corazzi

En realidad el primer maquinista que se desempeñó como tal conduciendo La Porteña en su viaje de ensayo realizado el 17 de agosto de 1857, fue el ingeniero inglés JUAN ALLAN ((1) quien, desde el inicio de este proyecto se había puesto al frente del mismo, ocupándose personalmente de recibir el material rodante, las vías, los durmientes y demás material que fue necesario e incasablemente organizó, clasificó, evaluó y y dirigió todas las tareas que culminaron con el exitoso viaje inaugural del 30 de agosto. Deseoso de probar personalmente el resultado de tantos afanes, ese día, lo invitó a CORAZZI a que lo acompañara como fogonero y ambos se subieron a la cabina de La Porteña, para cumplir cada uno con la parte de la responsabilidad que les cabrá para ese primer viaje de ensayo.

Lo que sí está demostrado, es que CORAZZI fue el maquinista que condujo de regreso a La Porteña en aquel viaje de ensayo del 17 de agosto, en el nuevo viaje de ensayo que se realizó el 27 de agosto (luego de efectuadas las reparaciones que fueron necesarias a raíz de los inconveniente sufridos en su primer viaje de ensayo) y finalmente en su viaje inaugural del 30 de agosto. CORAZZI continuó al servicio de esta Empresa hasta que en 1863 se trasladó a Santa Fe para colaborar en la construcción del Ferrocarril Central Argentino. Posteriormente se reintegró al Ferrocarril Oeste, en calidad de limpiamáquinas, puesto que conservó hasta su muerte, ocurrida en Buenos Aires, el 23 de octubre de 1892 (ver Origen de los ferrocarriles argentinos).

(1). Lamentablemente no podemos poner una imagen del Ingeniero ALLAN, porque la única que hay, está protegida «por derechos de autor», que injustamente impiden una mejor difusión de los personajes y acontecimientos que forman parte de la Historia Argentina.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.