LOS CONVENTILLOS (1870)

La ciudad de Buenos Aires vio crecer su población de 177.787 habitantes en 1869 a 950.891 en 1904. La capacidad habitacional de la ciudad se vio rebasada y la vivienda se transformó en el principal problema de subsistencia de los sectores populares. Este fenómeno también se dio en ciudades del interior como Rosario o Bahía Blanca, entre otras.

Los conventillos fueron una de las opciones más utilizadas. Los primeros se instalaron en las casonas y mansiones de gente rica situadas al sur de la Plaza de Mayo, cuyos propietarios, huyendo de la epidemia de fiebre amarilla que azotó a la ciudad en 1870, abandonaron sus propiedades y se trasladaron al norte de la ciudad. Cada habitación de esas casas, se convirtió en el hogar de una familia.  Los que se construyeron posteriormente, sin tener en cuenta ningún criterio de salubridad, resultaron un gran negocio por la alta demanda y el elevado precio de los alquileres y dejaron enormes ganancias a sus propietarios, que raramente hacían algún tipo de mejora. En 1904, cuando Buenos Aires tenía una población de 138.188 habitantes, ya había 2.462 conventillos con su capacidad totalmente colmada.

Se estima que en 1907 más de 150.000 personas, el 10% de la población de la Capital, vivía en más 2.500 conventillos ubicados especialmente en San Telmo, La Boca, Barracas, Socorro y Balvanera. . Los inquilinos compartían un solo baño y en algunos cuartos vivían hasta diez personas, en condiciones de deplorable hacinamiento. El lujo de tener ese techo miserable costaba alrededor del 25% del salario de un obrero

A principios de 1907, los propietarios elevaron los alquileres con el argumento de que se les habían subido los impuestos y estalló una huelga de inquilinos). La Federación Obrera Regional Argentina (anarquista) y la Unión Gremial de Trabajadores apoyaron a los huelguistas, quienes elevaron un pliego de condiciones a las que los propietarios no accedieron. Las autoridades judiciales, la policía y los representantes del gobierno apoyaron a los propietarios..

Resultado de imagen para conventillos

Muchos inquilinos eran inmigrantes vinculados a los incipientes movimientos obreros y fundaron una Liga para oponerse a los aumentos. Como sus reclamos no fueron escuchados, a fines de agosto decidieron dejar de pagar los alquileres. La huelga se inició en el conventillo llamado “Los Cuatro Diques”, ubicado en la calle Ituzaingó 279 al 325. Pronto se extendió a todos los conventillos de la Capital y también se plegaron inquilinos de La Plata, Mar del Plata, Mendoza y Córdoba. Exigían una rebaja del 30% en los alquileres, supresión de los tres meses de depósito y la promesa de que no se tomarían represalias contra los huelguistas.

Los propietarios no aceptaron y se presentaron ante los jueces, que ordenaron los primeros desalojos. Comenzó a aplicarse la Ley de Residencia, para deportar a los más «revoltosos» y entonces comenzó una violenta resistencia, protagonizada especialmente por las mujeres, que se defendían con escobas y baldes de agua hirviendo. El 14 de noviembre de 1907, la Policía inició el desalojo del conventillo “Los cuatro Diques”, donde se había iniciado la huelga de inquilinos, una de las protestas sociales más fuertes y organizadas de principios de siglo y finalmente el conventillo fue tomado por 250 hombres armados. Su caída marcó la declinación de la huelga, que terminó pocos días después.

Así fue que  la población de los conventillos fue disminuyendo del 25% de la población de inmigrantes que ocupaban esas viviendas en 1887, pasaron a ser solamente al 14% en 1904 y al 9% en 1919, hasta que en las décadas de 1920 y 1930 se fue produciendo el pasaje hacia la periferia al compás de las mejoras en los servicios urbanos y los «loteos» en tierras más alejadas del éjido de la ciudad.(Fuente:  Material publicado por el Museo de la Inmigración)

9 Comentarios

  1. Anónimo

    hola

    Responder
  2. Anónimo

    no me gusto

    Responder
  3. Anónimo

    muy bueno

    Responder
  4. Anónimo

    Obviamente el suceso de las huelgas y las represiones comandadas por Ramón Falcón ameritan un texto mas extenso pero es un resumen de una pequeña parte de la historia. Gracias por la info.

    Responder
    1. Horacio

      Anónimo: Tiene Usted razón. Quizás debería extenderme un poco más en el tema de la violencia que se llevara contra los «conventillos» en aquella época. Trataré de encontrar algo en mi hemeroteca, pero le estaré muy agradecido si Usted me ayuda enviándome algo acerca de este tema. Gracias por su aporte.

      Responder
  5. Anónimo

    Donde se ubicaban lo conventillos??

    Responder
    1. Horacio

      Los hubo en diversos Barrios de la ciudad. En San Telmo y Monserrat, por ejemplo, después de la epidemia de fiebre amarilla que azotó a la ciudad, muchas de las casas que fueron abandonadas por temor a la peste, fueron ocupadas por gente de escasos recursos y se convirtieron en “conventillos”. También los hubo en La Boca, Barrio preferido por los inmigrantes genoveses que llegaron en el siglo XIX. Aún hoy se conserva uno (el famoso “Conventillo de la Paloma”), que está situado entre las calles Serrano y Thames en el Barrio Villa Crespo. Hay muchas páginas en Google que pueden aydarla/o en su búsqueda. PD. Me resultó muy incómodo no saber a quien le respondo. Porqué «anónimo»?.

      Responder
  6. Ian Garcia

    Esta de ruta

    Responder
  7. Anónimo

    Me gustaria saber si alguien tiene fotos o anecdotas del conventillo de la calle Patagones 933 en Constitución vivieron alli mi abuela y mi padre inmigrantes europeos

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.