LOS BIENES DE ROSAS

Ya antes de ser un hombre público, JUAN MANUEL DE ROSAS era uno de los hombres más ricos del territorio bonaerense. Nació en el seno de una familia muy rica, integrada por dos de los grupos familiares más importantes y ricos del Río de la Plata: por el lado paterno, los Ortiz de Rozas, y por el lado materno, los López de Osornio. Luego, separado ya del tronco familiar por desavenencias con su padre, supo administrar lo que ya poseía, hacer buenos negocios y armar exitosas sociedades comerciales.

Buenos-Ayres: Palermo de San Benito, origen de su nombre

Según algunos autores, el patrimonio territorial de Rosas, además de su residencia en Palermo de San Benito, alcanzaba las 120 leguas cuadradas de campo distribuídas en Azul, Monte, San Nicolás, Magdalena, El Tala, La Matanza y Neuquén; gran cantidad de ganado vacuno y caballar, casas, y terrenos en Buenos Aires y joyas de gran valor (ver detalle en “Por el testamento habla la red”)

Luego de Caseros, y con ROSAS ya fuera del país, VICENTE LÓPEZ Y PLANES elegido Gobernador interino de Buenos Aires, dispuso la confiscación de todos esos bienes “productos de la malversación” según decía en el decreto confiscatorio.

La presencia de VALENTÍN ALSINA en el Ministerio de Gobierno revela el principal ingrediente politice del gobierno que ejercía el doctor LÓPEZ Y PLANES. ALSINA era un unitario ultra, de fuerte tradición rivadaviana, que aparte de guardar profundo resentimiento contra Rosas —a quien atribuía el asesinato de su suegro MANUEL VICENTE MAZA, tenía confesas antipatías hacia la figura de URQUIZA a quien, pese a su Pronunciamiento (1º de mayo de 1851), seguía considerándolo un elemento de los federales.

No debe llamar, por eso, la atención el decreto publicado por el gobierno de LÓPEZ Y PLANES el 16 de febrero de 1852, mediante el cual se ordena que «todas las propiedades de todo género, pertenecientes a don JUAN MANUEL DE ROSAS y existentes en el territorio de la Provincia” pasen a ser de pertenencia, pública.

Entre esas propiedades declaradas bien público se contaba una casona de la calle Potosí (hoy Alsina), ubicada a pocos pasos de la iglesia de San Francisco, y que ROSAS había heredado de doña AGUSTINA LÓPEZ OSORNIO DE ORTIZ DE ROZA Era la casa paterna de los Ortiz de Rozas que por medio de un decreto del gobernador LÓPEZ Y PLANES del 17 de febrero, se convierte en residencia del gobierno provincial, ya que el viejo Fuerte —sede antigua del Poder Ejecutivo, debía ser reparado y refaccionado para estar en condiciones para destinarlo a tal fin.

Pero cuando JUSTO JOSÉ DE URQUIZA asumió como Presidente de la Confederación, aunque un grupo de personas consideraba que debía además de la expropiación decretada por LÓPEZ Y PLANES debía abrirse un juicio contra el ex gobernador de Buenos Aires para así cerrar definitivamente las heridas,  apelando a la política de “ni vencedores ni vencidos” como forma de pacificar el país y, para su honra, no escucho estas voces que clamaban venganza y derogó el decreto de LÓPEZ Y PLANES. Se dice que en la nota que le enviara comunicándole su decisión, basada en “un estricto acto de justicia”, le pidió disculpas y hasta le ofreció una ayuda económica para solventar sus gastos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.