LA PRIMERA IGLESIA SAN NICOLÁS DE BARI (1721)

La primitiva iglesia San Nicolás de Bari fue la primera y más antigüa de las Iglesias que existieron en Buenos Aires. Estaba ubicada en la esquina de las actuales calles Carlos Pellegrini y Corrientes, pleno centro de la ciudad, donde hoy está emplazado el Obelisco y se comenzó a construír en 1721 por orden del capitán DOMINGO DE ACASSUSO y totalmente terminada por FRANCISCO ARAUJO recién en 1854, cuando se instaló en una de sus torres un reloj con campana.

Imagen relacionada

La zona elegida era entonces tan en los extramuros de la ciudad, que más tarde, durante la primera de las invasiones inglesas, en 1806, ante un posible bombardeo naval de la ciudad, se trasladaron hacia ella todas las existencias de pólvora y municiones, para mantenerlas alejadas y a buen recaudo.

El primer religioso que ofició como Cura Párroco de este Templo, fue el Presbítero Doctor JOAQUÍN SOTELO y algunos otros de los que lo sucedieron, tuvieron luego una destacada actuación durante los orígenes de nuestra Historia: MARIANO MEDRANO (1804) luego obispo de Buenos Aires, el Pesbítero MANUEL ALBERTI (1808), miembro de la Primera Junta, el Presbítero BERNARDO JOSÉ DE OCAMPO (1814), el Presbítero EDUARDO 0’GORMAN (1862), miembro de una encumbrada familia, que tuvo en su seno a uno que fue el Director del Protomodicato en 1798 (Miguel)y otras dos (Anita y Camila O’Gorman), ambas protagonistastas de suceso que definieron el carácter moralista de la sociedad de quellos días.

Su demolición
En 1931 (imagen) la apertura de la avenida 9 de Julio y el ensanche de la calle Corrientes, determinaron su demolición y la primera Iglesia San Nicolás de Bari continuó existiendo en un nuevo edificio que se construyó en la Avenida Santa Fe 1352, y fue consagrado el 29 de noviembre de 1935.

 Y allí está hoy, guardando entre sus recuerdos, varios sucesos que la vieron como protagonista de nuestra Historia: la llegada e instalación en su Convento, de las primeras monjas capuchinas que arribaron al país (1749); el tañido de las campanas (reinstaladas en su nueva ubicación), echadas al vuelo por orden del Presbítero MANUEL ALBERTI, para anunciar el triunfo de la Revolución de Mayo de 1810; el primer izamiento de nuestra Bandera en Buenos Aires (23 de agosto de1812); el Bautismo de Mariano Moreno,  Bartolomé Mitre y otros próceres en la misma Pila Bautismal donde en 1912, fue bautizado San Héctor Valdivieso, el primer santo nacido en argentina, y cuya reliquia es venerada en la Capilla del Santísimo Sacramento;

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.