EL PRIMER TEATRO DEL SOL (1808)

En 1808, en la calle Liniers (actual Reconquista), cerca de Merino (actual Lavalle), en la ciudad de Buenos Aires, se inauguró el Teatro del Sol, llamado así tal vez por hallarse frente a una casa que tenía un reloj de sol. Estaba ubicado en un baldío y hecho con cueros, cañas y maderas, blanqueados con cal. Carecía de techo, y el escenarlo, construido con tablas, estaba separado del público por un telón grotescamente decorado. Los espectáculos consistían en pantomimas, ejercicios en la cuerda, sombras chinescas, bailes y cantos. El empresario era JOSÉ CORTÉS, apodado «El romano», volatinero que sabía manejar la linterna mágica. Pero el negocio fracasó, debiendo cerrar sus puertas a fines del mismo año de su inauguración.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.