EL RECADO DEL GAUCHO ARGENTINO

El recado es un simple armazón de madera retobado con cuero. Tiene forma de silla militar y se cubre con pellones y piel de carnero teñida; no se estilan hebillas para asegurar la montura, siendo utilizada para ello la cincha, delgadas tiras de cuero, adheridas a una argolla de hierro o madera que pasando por debajo de la panza del caballo, se unen mediante un correón, a otra argolla más chica cosida a la silla. Los «estribos»son de madera y en algunos casos de plata. En caso de usarse el primero, se estriba solamente apoyando el dedo grande del pie. El «freno» es como el de los mamelucos, con barbada de hierro, duro y áspero. La “matra”, que va debajo del recado es también la cama del gaucho y así se asegura alojamiento dondequiera que lo tome la noche” (1).

Resultado de imagen para recado completo

Los había para todos los gustos y posibilidades: desde el más humilde de los aperos, que llevaba cabezada y rienda de tientos y un simple pellón de oveja, hasta el recadito “cantor”, que costaba miles de pesos y que tenían argollas y pasadores de plata, cabezada del mismo metal, chapas de plata en las cabezadas (chapeado), espuelas hasta de tres libras de peso, estribos más o menos pesados, pasadores en las estriberas, rebenque, etc., todo de plata y a veces con rosetas o adornos de oro.

En tiempos de Rosas, poquísimas personas usaban silla de montar; el recado estaba a la orden del día, aun entre los hombres “mas decentes”, al decir de la época. Temían que se los tildara de “salvajes unitarios” y salían a caballo con vistosos aperos, chaqueta, chaleco colorado, cintillo ancho del mismo color, en el sombrero y divisa para agradar al Gobernador.

(1).-Este simple recado evolucionó luego y fueron parte integrantes del mismo la sudadera, el jergón, la carona de vaca, el lomillo, la cincha, el pellón, el sobrepuesto, o sobrepellón y la sobrecincha).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.