ANTIGÜO COLEGIO GOETHE SCHULE EN BUENOS AIRES (15/02/1897)

Para referirnos al antigüo edificio que ocupara el «Goethe Schule» y que fuera demolido en 1988, debemos recordar que en diciembre de 1896, el Señor CRISTINO HANSEN, acompañado por un grupo de amigos, todos pertenecientes a la colectividad alemana de Buenos Aires, fundaron una asociación escolar que se llamó en ese idioma «Deutscher Schulverein», con el objeto de crear una escuela para varones.

El 15 de febrero de 1897 doce jóvenes, descendientes todos de familias alemanas, se presentaron en Cuba 2410, sede del Club Alemán de Belgrano, dando comienzo a la historia del Goethe Schule, siendo su Director el señor KARL F. MAYER. Al año siguiente ya eran 30 y la escuela se había instalado en una casa alquilada que estaba en la Avenida Cabildo 1891, aunque pronto, su desarrollo obligó a la compra de un terreno para edificar un edificio propio y más adecuado a su actividad.

En 1904, las autoridades de la Escuela adquirieron un solar de tres mil metros cuadrados sobre la calle Virreyes, actual José Hernández, esquina Cuba y encargaron la construcción de un edificio para instalarse allí el Colegio, al arquitecto suizo LORENZO SIEGERIST y el 15 de febrero de 1907, se inauguró con la asistencia de 107 alumnos.

En 1914, cuando se incorporan a la “Asociación Escolar Belgrano” (administradora de Goethe Schule), las alumnas que instruía la educadora MARIE LIEBAU, eran ya 380 estudiantes y 24 profesores los que integraban el cuerpo educativo del flamante “Belgrano Schule”, como se llamó a partir de entonces.

En 1927 se fusionó con la Germania Schule y los dos establecimientos se convirtieron en uno solo, con una común administración y un director general, el Dr. WILHEM KEIPER. En 1931, la Goethe Schule luego de fusionarse nuevamente, esta vez con la “Germania Schule”, cambia nuevamente su nombre y comienza a llamarse “Asociación Escolar Goethe”, ocupando su viejo edificio ubicado en la calle José Hernández, del barrio porteño de Belgrano.

Avatares propios de la política y derivados de la situación en que quedó la colectividad alemana en la República Argentina a raíz de la segunda guerra mundial, obligaron a sucesivos traslados, quedando abandonado ese magnífico y delicado edificio de la calle José Hernández, a partir del 3 de diciembre de 1988.

Se pensó en montar una casa de estudios, se buscó venderlo con la condición de preservar su fisonomía, pero, a pesar de los deseos de salvar su patrimonio, en 1990 se demolió para levantar un fetiche de la arquitectura urbana moderna: torres y locales comerciales (ver Edificios memorables que ya no están).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.