Pasador

Las principales “sogas” de un recado criollo usado por los gauchos en la Argentina (cabezadas, riendas, bozal, cabresto, etc.) y especialmente las de los “chapeados” o aperos de lujo, suelen ser adornados con unos anillos, virolas o tubos de metal, de longitud diversa, que se colocan separados por cierta distancia y en número variable, de acuerdo con el gusto de su dueño. Esta pieza metálica es conocida  con el nombre de “pasador” (de pasar), en razón de que la “soga” pasa por su interior, tal como pasa el dedo en un anillo común, aunque en aquél caso, con mayor ajuste, a fin de que la virola, no pueda correrse una vez colocada en su sitio. Los “pasadores” cilíndricos, en general, se diferencian por su superficie exterior: son chatos y lisos o de canutillo, barrilitos, media caña y algunos, hasta tienen rebordes o soajes, que contribuyen a darles mayor vistosidad. Las piezas denominadas “bombas” y medias bombas” (huecos para disminuir su peso), son “pasadores” de más volumen, a veces una esfera completa, rematadas en ambos extremos por canutillos, barrilitos o medias cañas y el mayor volumen que por eso adquieren, les permite tener una mayor importancia. La habilidad del gaucho como trenzador, le permitió a mucho de ellos, armar sus pasadores con tientos delgadísimos, logrando hermosas filigranas que enriquecían su apero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.