LA MUERTE DE MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES (17/06/1821)

LA MUERTE DE MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES. En junio de 1821, el ejército libertador que comandaba el general SAN MARTÍN se encuentraba frente a Lima, la ciudad que constituía el último símbolo del poder español en América. En ese momento, en que la victoria patriota parece ya inminente, MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES sucumbe, a miles de kilómetros de distancia, sin poder presenciar el resultado de sus heroicos esfuerzos y contribución a la empresa emancipadora de SAN MARTÍN. Durante una entrada a la ciudad de Salta llevada a cabo el 7 de junio de 1821 por soldados del ejército realista al mando de OLAÑETA, el general MARTÍN MIGUEL DE GÚEMES es herido por una descarga de fusiles. Aunque mortalmente herido, Güemes logró escapar hacia su campamento y sus hombres lo llevaron a un refugio seguro ubicado en un lugar llamado La Higuera, en el bosque de la Cruz y allí, rodeado por sus gauchos, durante 10 días sufrió una dolorosa agonía que supo encarar con el mismo valor con el que había combatido. Debilitado por la abundante hemorragia, quebrantado por los fuertes dolores que sufría, viendo que se le escapaba la vida, el noble caudillo salteño aún tuvo aliento para celebrar una conferencia con un parlamentario que le enviara su enemigo, el general Olañeta, que se había apoderado de la ciudad de Salta. En estado agónico alcanzó a decirle: “Señor oficial: Diga usted a su jefe que agradezco sus ofrecimientos sin aceptarlos; está usted despachado”. Poco después hizo llamar a sus hombres y les requirió antes de expirar: “Juradme que moriréis todos como yo muero, antes que capitular con los tiranos españoles”. Poco después cerraba sus ojos. Al día siguiente fue sepultado en la capilla de El Chamical, hoy San Francisco. Las circunstancias de este desgraciadi suceso, pudieron reconstruírse mediante los testimonios dejados por dos jefes patriotas que lucharon a sus órdenes. Una carta del coronel JORGE ENRIQUE WIDT al general DIONISIO PUCH, fechada en Estrasburgo el 8 de abril de 1866, cuyo original está en francés, dice al respecto de la muerte de GÜEMES: “Nosotros estábamos acampados a una legua, más o menos, de Salta, organizando las fuerzas de la Provincia para marchar al encuentro del enemigo, cuando el general Güemes tuvo la fatal idea de ir, durante la noche, escoltado por algunos hombres de caballería, a la ciudad a objeto de tomar allí, personalmente, algunas disposiciones: había echado pie a tierra cuando –a media noche– la Infantería española, desembocando por una quebrada, entró a Salta, cubriendo inmediatamente todas las salidas y no dando tiempo al General Güemes sino a montar a caballo para atravesar dos pelotones de Infantería que ocupaban las bocacalles; pasó por sobre el cuerpo de infantes, pero recibió un balazo que algunos días después lo llevó a la tumba”. Más tarde, mediante un informe dado el 25 de setiembre de 1873 elevado por MIGUEL OTERO, dice: “Güemes, por su mismo valor, vino a morir del modo más inesperado. Las Tropas del Rey le tomaron por dos bocacalles por donde podía salir. Se dirigió a una de ellas y al darle el ‘quién vive’, conoció que eran tropas del Rey. Se dirigió a la otra y le dieron también el ‘quién vive’. Entonces contestó ‘la Patria’, desenvainó el sable; metiendo espuelas a su caballo, salvó por encima de las dos hileras de soldados, con fusil y bayoneta, llevándose de encuentro a los que estaban delante. Le hicieron una descarga cerrada, sin que le tocase una bala, como si respetaran su valor. Cuando iba ya salvo, a distancia de una a dos cuadras, hicieron otra descarga, sin puntería porque era de noche, y una bala per­dida le atravesó el tronco del cuerpo, causándole una herida mortal que a los pocos días le dio la muerte. De esta manera perdió Güemes la vida en defensa de la causa nacional”. Durante la guerra de la independencia, Güemes y sus tropas gauchas, representaron una barrera insalvable en el frente norte contra la cual se estrellaron uno tras otro, los ejércitos realistas. A lo largo de siete años de lucha incesante, el caudillo y sus fuerzas gauchas cubrieron el flanco oriental de las tropas patriotas que cruzando los Andes, aseguraron la independencia de Chile y emprendieron la liberación del Perú. Gracias a Güemes, el general SAN MARTÍN pudo concretar su plan de atacar a Lima por la vía del Pacífico, sin temor a ver desbordado su flanco terrestre por la irrupción da los ejércitos españoles a través de Salta. Siendo teniente, Güemes luchó contra los españoles en el sitio de Montevideo. Luego formó parte del Ejército del Norte, donde empezó a destacarse por su valor y prestigio ante los gauchos. Derrotado en Vilcapugio y Ayohuma, el ejército patriota se retiró a Tucumán, dejando a Güemes y sus gauchos la difícil y onerosa misión de impedir el avance de los españoles hacia el sur. San Martín le hizo ver la necesidad de que los realistas fueran detenidos en el norte, a fin de que él puediera preparar el ejército de los Andes y libertar a Chile. Güemes cumplió con lo prometido y cuando por novena vez los realistas invadieron Salta, cayó muerto. Pero pero también esa será la última vez que las tropas españolas pisaron tierra argentina, pues los gauchos, cumpliendo el juramento dado a su jefe moribundo, arrojaron al invasor sellando así con la sangre de Güemes la Independencia de nuestro territorio. Cuando esto sucedía, SAN MARTÍN entraba triunfante en Lima (10 de junio de 1821) y por eso, puede pues decirse, que el general Güemes esperó morir recién cuando había cumplido con su deber.

8 Comentarios

  1. Anónimo

    Muy interesante el artículo, y bien escrito.

    Sólo discrepo con la siguiente frase “Durante una entrada a la ciudad de Salta llevado a cabo el 17 de junio de 1821 por soldados del ejército realista”, ya que el encuentro de Güemes con la emboscada realista ocurrió el día 7, y murió el 17.

    Saludos!!!

    Responder
  2. Gustavo Miriani

    Muy interesante el artículo, y bien escrito.

    Sólo discrepo con la siguiente frase “Durante una entrada a la ciudad de Salta llevado a cabo el 17 de junio de 1821 por soldados del ejército realista”, ya que el encuentro de Güemes con la emboscada realista ocurrió el día 7, y murió el 17.

    Saludos!!!

    Responder
    1. Horacio

      Gracias por su observación. Me apresuro a corregir el error.

      Responder
  3. Miver Gamota

    güemes murio de un balazo en el culito, o pompis

    Responder
    1. Jose Berruezo

      jajajaja es verdad, le hicieron el ano de una bala, eso le pasa por mujeriego

      Responder
  4. Gustavo Casimiro

    A güemes lo balearon en el trasero, muchos dicen que tuvo deficiencia cacal al recibir el balazo

    Responder
    1. Carlos

      Tal cual. Que dejen de mentir.

      Responder
  5. Juana

    Es muy bueno a mi me gusta mucho

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.