LA MODA SE PONE DE MODA (1926)

En una publicidad de vinos en la revista “Caras y Caretas”, una mujer luce un solero corto de seda color ocre, breteles finos y grandes sisas cavadas estilo “camiseta”. El pelo es corto y rizado y el “rouge” labial contundente. Liberadas las mujeres del corsé, el modernismo geométrico y el cubismo se manifiestan en las faldas cortas y simples, de ángulos definidos y colores brillantes. La llegada de la moda parisina es inmediata: no sólo las elegantes viajan habitualmente a Paris; muchas casas, como “La Moda”, desarrollan “l’aprés couture”, traen los modelos y los reproducen en sus talleres, con notable precisión y velocidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.