UNA FORTINERA DE AGALLAS (01/09/1879)

Se instaló en el antiguo “Fuerte Roca”, doña CARMEN FUNES, una fortinera apodada “La Pasto Verde”. Una legendaria mujer que acompañó a las tropas que hicieron la campaña al desierto. Durante un período de seis meses, seis mil soldados protagonizaron la conquista del desierto que terminó con el dominio indígena sobre un vasto territorio de 20.000 leguas. Los soldados soportaron durante su marcha la dureza del clima y las enfermedades que hacían más graves los rigores de la guerra y la mayor parte no recibió ningún reconocimiento. Estas condiciones extremas fueron compartidas por muchas mujeres que la historia ignora. Una de ellas fue Carmen Funes que al terminar la campaña, se quedó en un pueblo cercano a Bahía Blanca e instaló una cantina. En 1899 cuando el progreso llegó bajo la forma del tren, abandonó el pueblo y se trasladó a Plaza Huincul, un sitio desolado y sin agua, donde parecía que la vida humana era imposible.

Pero doña Carmen conocía la existencia de un manantial y allí levantó su rancho. Ese lugar se convirtió en una parada obligada para los viajeros que encontraban un refugio, después de una larga marcha bajo el sol ardiente y fuertes vientos. En 1913 el ferrocarril llegó a Zapala y nuevamente doña Carmen vio arruinado su negocio, dedicándose entonces a cuidar un poco de ganado que había logrado reunir. Cuando en 1915 el Gobierno envió una comisión de geólogos para investigar la presencia de petróleo, el rancho de doña Carmen les sirvió de primer alojamiento. La mujer murió en 1920 y fue enterrada cerca del lugar donde se levantaba su rancho. Allí se construyó un monolito que la recuerda y donde siempre hay alguna flor colocada por la gente de los pueblos cercanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.