UN VECINDARIO SOLIDARIO (14/10/1815)

JUAN GREGORIO LEMAS, Administrador general de la Aduana de Mendoza, entregó en la Administración de Correos de esa capital —a cargo entonces de JUAN DE LA CRUZ VARGAS— un cajón que contenía “Una piña de plata, con 46 marcos, 4 onzas; plata en toda chafalonía, 189 íd, 5 íd, 3 adarmes; oro trabajado, 16 íd, 11 íd; un par de aros o carabanas, con 18 topacios al aire; un par de carabanas de piedras crisolitas y un anillo de íd; un aderezo de zarcillos y rocicler, con 207 topacios; unas carabanas de piedras preciosas; un par manillas con sus broches, con 290 perlas finas; un collar, con 19 perlas, y su joya a las mismas piedras”. Estas alhajas, que en oro, plata y perlas resultaba de mucho valor, era la donación que había hecho el vecindario de Mendoza “para los gastos de guerra”. En ese concepto fueron recibidas y luego, despachadas a Buenos Aires, donde, el 30 de octubre del mismo año, MANUEL OBLIGADO informó a los Ministros de hacienda de la capital de Buenos Aires para que ordenaran “lo demás que corresponda”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.