UNA BROMA PESADA (28/12/1929)

UNA BROMA PESADA. El diario “Ultima Hora” anunciaba en primera plana: “¡Arde la Casa Rosada!”, mientras una gran fotografía mostraba el edificio envuelto en nubes de humo y a una multitud que contemplaba el incendio. Otros títulos del diario de la tarde afirmaban: “Las salas de la Presidencia se encuentran a merced de las llamas”. “Se habrían quemado numerosos documentos y órdenes de pago”. “Créese que pueden existir víctimas”. A continuación venía el desarrollo de la noticia, que ocupaba dos páginas y estaba acompañado por abundante material fotográfico. Uno de los párrafos decía así: “A las 13.30 horas, entre el crepitar de las llamas con sordo y pavoroso rumor, entre el tumulto de las órdenes oficiales y el chirriar del agua al evaporarse apenas salida de las mangueras, oíase el estruendo ronco de los derrumbamientos. Al producirse aquéllos, subían a lo alto miríadas de chispas, hollín y briznas incandescentes que junto con el humo acre y negro, del que da una magnífica impresión la nota gráfica respectiva, hacían del espectáculo algo soberbio, si no fuera simplemente aterrador…”. Muchos lectores no terminaron de leer la nota y salieron disparados hacia la Plaza de Mayo, para contemplar el desastre.

Pero la plaza estaba como siempre, salvo por los porteños que habían llegado antes y que ya estaban enterados del asunto. Porque en el último párrafo de la nota de Ultima Hora se advertía al lector que no pasara por alto un recuadro de la página 2. Allí había 231 versos, firmados por IVÁN DIEZ, que decían: “Ojo hermano, cuidado con la cachada/ no olvides que hoy es yorno de inocentes/ Desconfiá del laburo de esas gentes/ que gustan el engrupe y la ranada”. Por supuesto, se trataba de una broma del Día de los Inocentes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.