LOS VIENTOS PROPIOS DE LA ARGENTINA

En la República Argentina los vientos predominantes, los que se pueden considerar propios o locales, son fprincipalmente tres (Pampero,Sudestada y Zonda), pudiendo agregarse también el Kóshkil  y el Huayra Yurac, aunque no tienen la frecuencia y la influencia territorial de los tres primeros.

Viento Pampero
El Pampero, es un viento que llega del sur, desde la misma Antártida, preferentemente en verano; muy impetuoso, frío y seco  procedente de la región pampeana de la República Argentina. Penetra en nuestro territorio a través de la Cordillera de los Andes, cruza la Pampa y hace sentir su influencia también en Uruguay,  Brasil y Bolivia. Es uno de los tres únicos vientos que pueden ser considerados “locales” de la República Argentina ya que, aunque presentes en distintas épocas del año y con características pronunciadamente diferentes, al Pampero le suman el Zonda y la Sudestada, como merecedores de esa categoría (ver Los vientos propios)..

Resultado de imagen para viento pampero"

El origen de su nombre hay que buscarlo en los relatos de los primeros conquistadores españoles que llegaron al Río de  la Plata, quienes, sorprendidos por la intensidad de un fuerte viento que les llegaba desde el sudoeste, trayéndoles aire fresco y seco, en sus relatos aludían a él como el “pampero”, porque les llegaba desde las pampas, que era como ya se comenzaba a llamar a esos lejanos territorios de nuestro lejano sur.

Cuando el aire del Pampero pierde la humedad al cruzar la cordillera, y es frío y seco, se le llama “Pampero seco”. Cuando provoca  precipitaciones por encontrarse con un frente cálido, se le llama “Pampero húmedo”. Si no produce lluvias y produce tormentas de tierra se le llama “Pampero sucio”.

La Sudestada
La sudestada es un viento frío  y húmedo proveniente del sur (del cuadrante del sureste),  que se origina en el litoral pampeano. Atraviesa la Patagonia y cuando se carga de humedad al pasar por el Atlántico, la descarga sobre el continente, produciendo lluvias que suelen ser leves con duración de tres a cinco días en forma contínua. Si bien puede soplar  en cualquier época del año, es común que se presente entre los meses de abril y diciembre y más frecuentemente y con mayor intensidad, entre julio y octubre. Los porteños anticipan las precipitaciones  que llegan con él, apelando a viejos dichos que vienen del pasado, augurando  “viento del este, agua como peste”.

Es uno de los fenómenos meteorológicos más temidos en la República Argentina. El arrastre que produce sobre las aguas del Océano Atlántico, hace que éstas se opongan al drenaje de las del Río de la Plata, provocando  que el nivel de éste se incremente peligrosamente y sobre la costa, principalmente de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, se producan severas nundaciones que afectan las áeras costeras del Delta del Paraná y de numerosos municipios ribereños de Argentina y el Uruguay.

Aunque no siempre es así, porque frecuentemente las Sudestada y sus perjudiciales consecuencias, suelen terminar cuando el viento rota al cuadrante sudoeste, y es reemplazado por e Pampero. Así  se despeja la humedad y la nubosidad acumuladas, y se posibilita que las aguas del Río de la Plata, puedan volver a drenar libremente hacia el Atlántico.

La sudestada y su devastador efecto. Despacio pasan unas nubecitas blancas hacia la pampa. Vienen del mar y se van, se van tierra adentro. Poco a poco, corren más ligeras, más grandes, más tupidas, más numerosas, innumerables luego y se juntan, tornadose de blancas a grises, amarillentas. Primero parecían volar alegres en el cielo, como livianas palomas; ahora corren, ruedan. Muy cerca del suelo, negras, profundas, amenazadoras. Como si quisieran sumir la tierra en una oscuridad color plomo. No truena; un trueno haría menos triste la tristeza ambiente. El viento del río, débil primero, poco a poco se hace más fuerte. Arrea las nubes en inmensos rebaños, las acumula, hace provisión de ellas; las amontona en masas profundas, desde el suelo casi, hasta las alturas insondables. Durante dos, tres, cuatro días, no descansa en ese trabajo. Una humedad intensa lo penetra todo, cosas y seres. Bandadas de pájaros acuáticos, patos, cuervos, gansos y cisnes, cruzan a cada rato con sus largos triángulos el horizonte. Todos en la misma dirección del viento y de las nubes; como si las estuvieran contando, para calcular qué enorme cantidad de agua les va a suministrar el cielo. Empieza a llover. Llueve; llueve. Todo se vuelve agua; no se ve más que agua, no se siente más que humedad. El viento sigue trayendo nubes, para reemplazar a las que, sin interrupción, se han vaciado y llueve, llueve sin cesar. Las lagunas se llenan, los arroyos salen de sus cauces: Desbordan en los cañadones; éstos se juntan uno con otro, se extienden hasta el pie de las lomas. A la oración, parece que el agua va a cesar. Se siente como un descanso, como una vacilación. ¡Esperanza vana!. El mismo Sur-Este sopla, trae nubes nuevas y las empieza a volcar sobre la tierra empapada. Llueve sobre mojado. Sin cesar, más bien despacio que fuerte, pero tupida, cae, cae la lluvia. Las horas pasan; llueve. Amanece lloviendo; lloverá todo el día. “Va pasando, parece”, dice uno. —“Los ponchos”, le contesta un paisano. Las majadas, rodeadas, no comen; chapalean en el barro, lamentables; remolinean balando tristemente y así, días y noches, hasta que el temporal se canse de soplar y el viento de traer nubes. Los campos quedan inundados, los corrales fangosos, los caminos deshechos, pantanosos, intransitables. Una melancolía infinita domina la campaña y cuando se pone el sol, gris y llorón todavía, el triste concierto de las ranas, con sus dos únicas notas alternadas y cortadas a intervalos iguales, por el grito estridente del escuerzo, proporcionan una música muy apropiada para la misma tristeza que todo lo invade.

El Zonda
El Zonda es un viento muy seco, cálido e intenso, característico de la región Cuyo de la República Argentina y como el Pampero y la Sudestada, propio de nuestro país. Su nombre procede de la “Quebrada de Zonda”, ubicada en la provincia de San Juan, que es por donde penetra, viniendo desde el oeste, a través de la Cordillera de los Andes y la  mayoría de sus apariciones ocurren entre mayo y noviembre y más de la mitad de las veces es entre mayo y agosto (es decir en otoño-invierno).

Originado como un viento muy frío y húmedo en el anticiclón del Pacífico Sur, en el oeste andino, se va elevando progresivamente conforme llega a la cordillera y va disminuyendo su temperatura. Esto provoca una condensación de la humedad, formándose las nubes que dan lugar a la precipitación de lluvia y a veces nieve o nevisca. A una velocidad cercana a los 50 kilómetros por hora, atraído por un centro de baja presión instalado en el sector orental de la precordillera de La Rioja, San Juan y Mendoza, desciende por la ladera oriental andina, haciendo que su temperatura aumente por la fricción de las moléculas del aire entre sí al ser comprimido durante la caída.

Así transformado, llega al pie del monte como un viento cálido y seco y al ingresar al territorio ocupado por las provincias de San Juan y Mendoza, se recalienta por el efecto Föhn por los meteórologos. Llega a sí a la Quebrada del Zonda como un viento con temperaturas cercanas a los 40º C, arrastrando el polvo y la arenillas de la cordillera.

“En las montañas del oeste argentino, , el viento zonda suele soplar tras la salida del sol. En cambio, en las llanuras, el zonda se hace sentir sobre todo en horas de la tarde, cuando la temperatura alcanza su pico máximo, y es entonces cuando sopla más fuerte. En Argentina, los efectos se perciben en las provincias de San Juan, Mendoza, La Rioja, Catamarca y San Luis y las ráfagas más fuertes se registran en las regiones de mayor altitud, que es donde también es más frecuente que sople (es decir que el viento zonda se advierte mucho más en la altura que en el llano), su violencia hace que a su paso, se produzcan graves destrozos materiales (techos de casas volados, árboles derrumbados, incendios debidos a la sequedad del ambiente, servicios de agua, luz y teléfono interrumpidos, etc.) y Los expertos advierten que el viento Zonda carga el aire con múltiples iones positivos, una particularidad que puede incidir en el estado anímico del ser humano y generar diversos inconvenientes de salud (severos dolores de cabeza, cambios de humor, dolores articulares, languidez, ansiedad y depresión)”.

Kóshkil, el viento Patagónico
Viento seco, fuerte, frío, persistente y muy impetuoso, que se origina en la vertiente sudoeste  de lo Cordillera de los Andes y sopla hacia el Océano Atltántico cubriendo casi todo el territorio de la Patagonia Central,  determinando que la región tenga un clima seco y temperaturas superiores  a la media para esa latitud

Alcanza una velocidad media de 9,6 metros por segundo, pudiendo llegar a superar los 130 kilómetros por hora. . Es el viento típico austral, también llamado “rugientes cuarenta”, o “furiosos cincuenta”, o “silbantes sesenta”, según crecen sus embates. Su nombre le fue dado por los aborígenes teushekenk, de la etnia tehuelche que originalmente habitaban esa región. En la zona de lagos y montañas, se levanta o se calma varias veces en el día, y eso implica bruEl scos cambios de temperatura

El Viento Blanco (o Huayra Yurac)
En la Puna de Atacama (provincias de Catamarca, Salta y Jujuy) y en  territorios esencialmente montañosos como el de las provincias andinas (San Juan, La Rioja, Mendoza, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz), sopla el llamado  y temido Viento Blanco. Formado en el invierno, en épocas de nevadas,  por nieve pulverulenta, es un viento intenso que contiene nieve en suspensión, por lo que ciega la vista y puede dejar sepultado todo lo que encuentra a su paso.

29 Comentarios

  1. Stella

    Excelente info.

    Responder
  2. Anónimo

    aca no podes encontrar nadaaaaaaa

    Responder
    1. G

      Mal ahr

      Responder
    2. Anónimo

      mucho texto

      Responder
      1. Tu mama

        Pocas neuronas

        Responder
      2. Anónimo

        AJAJAJA

        Responder
  3. ´-´

    hola people q me cuenta ahrrrrrrrrr

    Responder
    1. jeronimo

      hola soy jeronimo

      Responder
    2. Anónimo

      viciando fuerte en cuarentena

      Responder
  4. Anónimo

    3813428242

    Responder
    1. Anónimo

      Muy buena información

      Responder
  5. Anónimo

    da asco

    Responder
    1. Alexis

      Si sabes algo seño vos

      Responder
      1. Mariana

        Si seño vos si sabes algo

        Responder
  6. Anónimo

    Blablablablblablablablablablablablablablablablablablablabl

    Responder
  7. Maria

    ¿a cuantos k/h va el viento sudestada?????

    Responder
  8. Hola quebtal

    Profe perdóneme pero yo lo busco por la wiki acá no hay nada

    Responder
  9. Anonimo

    Malísima la info ahreeee

    Responder
  10. Anónimo

    mucho texto

    Responder
    1. Tu mama

      Pocas neuronas

      Responder
  11. Anónimo

    pero malisimo estoy buscando tipos de vientos en argentina tipo estacionales permanentes y locales

    Responder
  12. Guada ahr

    Epic
    Escribime si te pinta dale kpo
    54 9 1151772305

    Responder
  13. Anónimo

    Mucha play

    Responder
    1. Anónimo

      mucha

      Responder
  14. Anónimo

    alguien un fortnite

    Responder
  15. Anónimo

    hola querida muchachada

    Responder
  16. Anónimo

    hola gentee

    Responder
  17. Anónimo

    holahola
    alguien de tp de geo 3

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.