LOS DUEÑOS DE LA TIERRA

Aunque su protagonista no forma parte de la Historia Argentina, hemos creído oportuno incluir el siguiente texto en nuestra página, por considerar que en el mismo se expresa una realidad que le es también propia (ver El aborígen y su problemática).

Educar en y para la libertad – La Mañana

“El gran jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco vendrá con sus armas de fuego y las tomará por la fuerza. …Pero nos preguntamos, cómo podéis comprar o vender el cielo, o el calor de la tierra?. Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. Cómo podríais comprárnoslo a nosotros?.

…No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. Qué clase de vida es, cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna?.

…El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor.

…Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos, que el suelo bajo sus pies, es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados.

…Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida; es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red, se lo hará a si mismo, lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra”

Lo que precede es un fragmento de la carta que en 1855, el jefe indio Seattle le envió al presidente norteamericano Franklin Pierce, como respuesta a una oferta de compra de las tierras donde se hallaban instaladas las tribus Suwamish, en el noroeste de los Estados Unidos de Norteamérica (actual Estado de Washington).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.