LA SOCIEDAD DE ESTÍMULO DE LAS BELLAS ARTES (1876)

Pintores, intelectuales, invitados muy especiales; Jóvenes y viejos con ojos encen­didos, agresivos bigotes o venerables barbas dicen si a una cautelosa esquela que invita a “la memorable asamblea nocturna que tendrá lugar en el salón alto de la confitería del Águila en la calle Florida de la ciudad de Buenos Aires”.

Es la concreción de una vieja idea: «fomentar el cultivo del arte en la ciudad porteña y en todo el país». Luego de realizarse una reunión entusiasta matizada con frases encendidas, ideas descabelladas y reiteradas llamadas a la realidad, se crea “La Sociedad de Estimulo de Bellas Artes”, que actuará bajo la presidencia  de un patriarca del arte nacional: el octogenario pintor JUAN CAMAÑA, acompañado por el profesor JOSÉ AGUYARI, ALFREDO PARÍS, el joven periodista CARLOS GUTIÉRREZ, el pintor EDUARDO SCHIAFFINO, entre otros referentes de las artes. Como socios protectores quedan registrados  don LEÓN GALLARDO, MARTÍN IRAOLA, LEONARDO PEREYRA, FRANCISCO URIBURU y MANUEL GUERRICO.

El programa es ambicioso: «Su objeto único e inalterable es responder al desarrollo y adelanto entre nosotros del dibujo, la pintura, la escultura, la arquitectura y demás artes que de éstas dimanan. Para llegar a este fin, la Sociedad se propone: 1º. Apoyar por todos los medios a su alcance todo acto que tienda al progreso de las Bellas Artes mencionadas; 2º. Creando un punto de reunión para sus socios, en un local aparente: 3º. Ofreciéndoles el modo de instruirse, formando una Biblioteca de obras y publicaciones artísticas; 4º. Poniéndose en relación con los principales centros artísticos extranjeros, sosteniendo con ellos correspondencias frecuentes; 5º. Organizando Exposiciones Anuales y premiando aquellas obras que un Juri especial juzgará dignas de tal distinción; 6º. Creando, cuando sus fondos lo permitan, una galería de obras de arte”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.