LA COGOTEADA

La cogoteada era un juego practicado por nuestros gauchos, donde montados a caballo y prendidos uno con otro por el cuello (cogote), lanzados a todo galope, pugnaban por derribar de su montado al rival. Era una derivación de un juego que practicaban los aborígenes araucanos, pampas y ranqueles y que llamaban “loncoteada”, un palabra derivada de “lonco” (cabeza). Dos contendores montados a caballo, se tomaban mutuamente por los pelos de la cabeza y tironeaban, tratando de arrastrar y derribar de su montado al rival. Nuestros gauchos adoptaron el juego y cambiaron la toma. En vez de asirse por los pelos, se aferraban al cuello (cogote) de su adversario. De ahí el nombre de cogoteada..

El juego se iniciaba con dos jinetes marchando a la par, que llegados a una cierta marca hecha en la cancha, se lanzaban al galope, tratando de asirse simultáneamente por el cuello, haciendo pasar uno de sus brazos por detrás de la nuca. Logrado esto por ambos, se iniciaba un forcejeo así tomados, y mientras que con su otra mano dirigían su cabalgadura, haciendose firmes con la fuerza de sus piernas, luchaban para voletar de su caballo a su rival, cosa que a veces lograban, aunque la mayoría de ellas, eran ambos, enredados en un extraño abrazo, los que caían al suelo, entre las risas y las burlas de los espectadores (ver Juegos para criollos de a caballo).

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.