EL TEATRO COLISEO DE BUENOS AIRES (1804)

El Teatro Coliseo es un tradicional y antiguo teatro ubicado en el Barrio Palermo de la ciudad de Buenos Aires, en la actual calle Marcelo T. de ALvear 1125 (entonces Charcas), frente a la Plaza Libertad, cuya historia registra varias etapas que se inician en 1804.

Ese año, viviéndose todavía como colonia de España, durante el virreinato de JOSÉ OLAGUER Y FELIÚ, se inauguró el que fue el Primer Teatro Coliseo o Viejo Teatro Coliseo que, habiendo desaparecido en 1792, víctima de un incendio el de La Ranchería,  fue la única sala de espectáculos de la ciudad hasta 1838.

Fue construido por el empresario cafetero RAMÓN AIGNASE y el cómico JOSÉ SPECIALI, luego de obtener un permiso del Cabildo que los autorizaba a crear el “Coliseo Provisional de Buenos Aires” y estaba ubicado en un terreno que era propiedad de un vecino llamado ALMAGRO, frente a la Iglesia de la Merced, en el cruce de las actuales calles Reconquista y Presidente Perón, a dos cuadras de la Plaza de Mayo.

En su frente no llevaba ornamento alguno y sólo daba a la calle un portón de pino. En el interior, las decoraciones eran pobres y fueron pintadas en su mayor parte por MARIANO PIZARRO, artesano argentino y maquinista del teatro. El alumbrado se hizo por mucho tiempo por medio de velas de cebo y, luego, por medio de aceite. Sobre las tablas o proscenio en el centro y parte anterior, aparecía la boca del apuntador. Al frente del proscenio se leía un cartel: “La comedia es espejo de la vida”.

La platea contenía aproximadamente 250 asientos; unos bancos largos, muy estrechos divididos por brazos, formaban las lunetas, cubiertos con un pequeño cojín forrado de pana. La entrada general valía diez centavos y las lunetas quince; costando algo menos cuando se tomaba por temporada, que era de aproximadamente diez funciones.

El contorno de la platea en forma de herradura, estaba formado por 20 o 25 palcos bajos, que costaban un peso y otros tantos altos, de tres pesos por función. En cada uno, cabían aproximadamente seis asientos, pero el público tenía que llevar sillas desde su casa o alquilarlas a la empresa teatral.

Frente al proscenio y en el centro de la herradura, en la hilera de palcos altos, se hallaba el palco del Gobierno, de dobles dimensiones que los demás, decorado con cenefas de seda celeste y blanco (o de color punzó en la época de JUAN MANUEL DE ROSAS).  Los palcos, durante muchos años, no tenían puertas y cuando las tuvieron, casi nadie las usaba. La cazuela, vulgarmente llamada gallinero, estaba colocada sobre los palcos altos y era ocupada sólo por espectadores de sexo femenino.

El español BLAS PARERA (el futuro coautor del Himno Nacional Argentino) fue designado Director de la orquesta, que contaba con 26 o 28 integrantes, que no siempre eran músicos profesionales. La “Compañía Cómica” de LUIS AMBROSIO MORANTE, tuvo a su cargo la primera representación que se ofreció en ese escenario y fue este mismo MORANTE el que en aquel 24 de mayo de 1812, presentara una pieza teatral que había escrito especialmente para la ocasión, llamada “El 25 de Mayo”, como homenaje a estas gloriosasa jornadas y cuyo himno de cierre, inspirara a uno de sus espectadores, el músico VICENTE LÓPEZ Y PLANES, para componer el Himno Nacional Argentino.

El Teatro Coliseo fue el escenario donde se presentaron las más notables figuras nacionales y extranjeras que nos visitaban: Allí actuaron TRINIDAD GUEVARA (1798-1873), considerada como la primera actriz argentina, y  el actor JUAN JOSÉ CASACUBERTA (1789-1849). En 1821 se estrenó el drama en verso “Túpac Amaru”, del mismo MORANTE y en 1825 se cantó, por la primer en la Argentina, una Opera: fue la Opera “El barbero de Sevilla de ROSSINI.

Recordemos también que en ese viejo Teatro Coliseo, la noche del 24 de mayo de 1806, estaba el  Virrey SOBREMONTE presenciando la obra de MORATÍN, “El si de las niñas”, cuando recibió el parte que le enviaba SANTIAGO DE LINIERS comunicándole la llegada de los ingleses a Ensenada, durante la primera invasión que realizaron sobre Buenos Aires.

El Teatro Argentino
En 1834 fue totalmente remodelado y siguió ofreciendo sus espectáculos ahora como “Teatro Argentino” o “Coliseo Argentino”, hasta que en el año 1873, el empresario MELCHOR RAMS, compró la propiedad, demolió las instalaciones y edificó allí un pasaje al que, como recuerdo, dio el nombre de “Pasaje del Teatro Argentino, obra que fue demolida en 1873.

Resultado de imagen para teatro coliseo de buenos aires

En 1905 el viejo Teatro Argentino fue reconstruído y habilitado con el nombre de Teatro Circo  Coliseo  Argentino (imagen), para que funcionara como sala para la representación de espectáculos circenses que estuvieron a cargo del payaso norteamericano FRANK BROWN y de JOSÉ PODESTÁ el payaso criollo conocido como “Pepino el 88”, espectáculos que fueron el origen de nuestro “circo criollo” y del teatro argentino.

Tenía un gran anfiteatro,con capacidad para más de 2.000 espectadores, una gran  pista para ejercicios acrobáticos, pileta de natación, escenario y demás dependencias. El 27 de agosto de 1920, desde sus terrazas, ENRIQUE TELÉMACO SUSINI, CÉSAR GUERRICO, LUIS ROMERO CARRANZA Y MIGUEL MUJICA, llamados desde entonces “Los locos de la azotea”, inaugurando la radioemisora “L.O.R.  Radio Argentina”, realizaron la primera transmisión radial de una Opera desde exteriores.

Este Teatro fue cerrado en 1937 y su edificio comprado por el gobierno de Italia, que deseando poner en marcha algunos proyectos vinculados con la cultura, decidió crear un polo cultural donde se presentaran diversos eventos, como ser funciones teatrales, Exposiciones de arte, Conferencias, etc., con la finalidad de facilitar la integración y la convivencia entre italianos y argentinos. Sin embargo, las ideas quedaron postergadas cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. El edificio fue parcialmente demolido y el terreno cubierto de ruinas y ocultos por una tapia.

En los años siguientes, el gobierno italiano decidió volver sobre su proyecto é hizo construír un nuevo edificio en ese solar, para alojar parte de las oficinas del Consulado General de su país en Buenos Aires, conservando la sala de espectáculos. Fnalmente, en 1953, el teatro fue reabierto con el nombre de Teatro Coliseo,  ocupando el edificio que actualemente vemos en la calle Marcelo T. de Alvear 1125.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.