EL PRIMER SELLO POSTAL ARGENTINO (21/08/1856)

El primer sello postal que existió en la República Argentina, comenzó a circular en la provincia de Corrientes a partir del 21 de agosto de 1856 por disposición de su Gobernador JUAN GREGORIO PUJOL. Ya antes,  había establecido en la provincia un servicio semanal de correo de carácter gratuito, pero las estrecheces del erario público, lo  obligaron, a establecer el franqueo pago de la correspondencia.

Con tal fin, en febrero de 1856, fue dictada una Ley donde se fijaba la tarifa correspondiente y la medida fue informada a la ciudadanía por medio de la Prensa. El 21 de agosto de 1856 apareció un aviso en el diario “El Comercio” de la ciudad de Corrientes, donde se decía: “La Administración de Correos, previene al público que desde la publicación del presente aviso, no se admitirán cartas para el correo interior de la Provincia, sin que ellas vengan franqueadas con el timbre correspondiente”.

Así comienza en el país, el uso de sellos postales adhesivos, una innovación adoptada por el gobierno de la provincia de Corrientes, que señaló el comienzo de una serie de sucesivos progresos en la organización y funcionamiento del sistema postal argentino, pues, a partir de entonces, fueron incorporándose los elementos y experiencias ya probados en los servicios postales de los países más adelantados.

El paso siguiente fue la creación del sello postal, tarea que tropezó con dificultades por no existir en la provincia grabadores profesionales.  Finalmente, el trabajo le fue encargado a MATÍAS PIPET, un francés radicado en Corriente que tenía una panadería y que en su patria de origen, había sido aprendiz de grabador.

Para la viñeta del diseño, fue elegido como modelo, la del sello francés emitido en 1849 con la imagen simbólica de la Diosa Ceres. PIPET, pese a sus rudimentarios conocimientos, logró dar término al trabajo y con mucha más voluntad que medios materiales, fabricó ocho clisés de cobre, trabajados individualmente, todos muy parecidos pero con evidentes diferencias. Con esos clisés se preparó una única plancha de metal que sirvió para la impresión de 17 emisiones de estampillas, que fueron impresas tipográficamente por la Imprenta del Estado de Corrientes, en negro sobre papel azul de tonos diferentes. En la parte superior los sellos llevaban la leyenda “Corrientes”, y en la inferior  “un real m. c.” (moneda corriente) .

Este primer sello postal que se emitió “con destino al interior de la provincia”, fue lanzado a la circulación y puesto a la venta en la Administración de Correos de Corrientes, y en el comercio de ZACARÍAS SÁNCHEZ el 21 de agosto de 1856 y se mantuvo vigente hasta 1880. En ese lapso se realizaron varias emisiones: 1856 (1 real m/c. en papel azul fuerte); 1861 (el mismo tipo de sello, pero con la inscripción un real m/c borrada a pluma); 1864 (sin valor indicado en papel verde amarillo; 1864 (sin valor indicado, en papel verde aceituna); 1867 (sin valor indicado en papel amarillo limón); 1867 ( sin valor indicado, en papel amarillo naranja); 1871 (sin valor indicado, en papel azul oscuro. En este color existen hojas compuestas de tres grupos de ocho sellos cada una); 1873 (sin valor indicado, en papel lila rosa); 1874 (sin valor indicado, en papel rosa claro); 1875 (sin valor indicado, en papel rosa rojo); 1877 (sin valor indicado, en papel violeta (magenta); 1877 (sin valor indicado, en papel solferino); 1880 (sin valor indicado, en papel rosa).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.