EL JUEGO DE CAÑAS

El juego de cañas, fue un juego que se practicó especialmente durante los siglos XVII y XVIII en el Río de la Plata y que fue desapareciendo lentamente, hasta que quizás a partir de la Revolución de Mayo de 1810, otras actividades, modas y costumbres fueron desplazándolo. Se menciona vivo hasta 1815/1820, aunque ya sin la trascendencia popular que lo caracterizó en años anteriores.

Resultado de imagen para el juego de cañas argentina

Lo mismo que la “carrera de la sortija”, el “juego de las cañas” tuvo su origen entre las tribus de moros en África. De ellos lo aprendieron los españoles y lo trajeron a América, pero no se jugaba en la campaña, sino en las aldeas.  Se reunían dos bandos, dentro de un picadero o plaza adecuada para ello: En sus comienzos, uno de esos grupos representaba a los árabes y el otro a los españoles. Más tarde, la realidad de la época impuso que unos fueran los indios y el otro, los gauchos.. Luego de distintas marchas y contramarchas, con variados aires: al paso, al trote o al galope, quedaban  enfrentados ambos equipos, mientras el que ejerciera como jefe se dirigía a caballo hasta donde se hallaba el virrey o a la autoridad que presidía  el espectáculo, para pedirle autorización para comenzar el juego.

Uno de los jinetes de uno de los bandos, debía pasar al galope frente a la formación de sus rivales, uno de los cuales debía salir en su persecusión, tratando de “bolearlo” con unas bolas hechas de papel u otro materíal así de inofensivo, pero capaz de entorpecer la marcha del “boleado. Si lo lograba, su “presa”  pasaba a integrar el grupo  de quien lo había “boleado” y éste debía salir disparado,  tratando a su vez, que el rival que comenzaba a perseguirlo, no lo bolee. Así, alternándose entre ambos el galope y la “boleada”, se llegaba a una situación, en la que los indios estaban todos en el campo de los gauchos y éstos estaban todos en el campo de los indios, con lo que se daba por terminado el juego-especáculo (Para ampliar esta información recomendamos leer los “Apuntes Históricos”, de Damián (ver Juegos para criollos de a caballo).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.