EL FIADOR

El fiador es una prenda clásica del apero criollo que precedió a los bozales modernos.. De origen berberisco y que aún se usa en Andalucía como herencia de la dominación árabe, en la Argentina, fue suplantado casi totalmente, a partir de 1855 por el “bozal” actual.

Es un aparejo, una especie de anillo de cuero o de sogas que se coloca en la parte superior del pescuezo de los caballos, exactamente en la línea de unión de éste con la cabeza, aprisionando el cogote, la garganta, la frente y el hocico del caballo (A). Los hay de “dos botones” (B), que lleva un botón de cada lado, lo que facilita la tarea desprenderlo, cuando el potro está en tierra.

Una correa o tiento que pasa por la frente del animal (la “frentera” o “testera”), evita que el “fiador” se descoloque, corriéndose hacia abajo. El verdadero nombre de esta prenda es “cogotera”; se usó para prender el cabestro o la soga con la que se ataban las cabalgaduras en los palenques “en las casas”, o en una estaca clavada en el medio del campo. Por eso, la denominación de fiador, gráfica como todas las del hombre de la campaña,. tiene también mucho sentido poético, pues a ese anillo o cogotera, fiaba  el gaucho la seguridad de tener su caballo siempre a mano, era pues, “el fiador de su confianza”.

El “medio bozal”, es el que se improvisa con lo que se tiene a mano, haciendo un nudo corredizo alrededor del hocico del animal (C). Los bozales para “palenquear” son toscos y fuertes (D). Los mendocinos y los salteños, gustan de agregarles muchos adornos (ver El recado).

1 Comentario

  1. Daniel Lanfranchi

    Buen día.
    Muy interesante y pedagógicas las definiciones. Algunas no las conocía. Muchas gracias.
    Daniel

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.