EL BANCO NACIONAL FUNDADO POR SARMIENTO (05/11/1872)

Por medio de un Ley sancionada el 5 de noviembre de 1872, quedó constituído el Banco Nacional, autorizado para realizar  operaciones de descuentos de letras, depósitos en cuenta corriente y a plazos y a otorgar préstamos a los gobiernos nacional, provinciales y municipales. Podía emitir billetes al portador, convertibles a la vista que debían ser admitidos en todas las oficinas públicas y reemplazó con sus billetes convertibles las diversas monedas que circulaban en el interior.

Era una institución mixta con un capital autorizado de 20 millones de pesos moneda nacional (en 1876, por Ley, se redujo a 8 millones). El gobierno nacional poseía el 10%  de ese capital para lo cual, suscribió 20.000 aciones (de 100 pesos m/n cada una), lo que le daba derecho a nombrar tres de los doce Directores que integraban el Directorio del Banco. La mitad de esas acciones fueron solventadas con fondos públicos, mientras que la otra mitad, fue adquirida por el Sindicato iniciador y el público.

Su primer Gerente fue PASTOR MÉNDEZ CASARIEGO y el desarrollo en sus primeros años fue limitado por la crisis económica de los años 1873-76 pero posteriormente, el “Banco Sarmiento”, como se lo llamaba, se convirtió en rival del Banco de la Provincia de Buenos Aires ya que llegó a controlar las cuentas del gobierno federal y a manejar una gran cantidad y variedad de cuentas privadas en todo el país . Como entidad oficial, tenía además especiales privilegios para el el descuento de letras del gobierno y era el principal receptor  de los depósitos fiscales y judiciales.

Pero en 1890, el carácter mixto de la institución, que generaba graves inconvenientes a la aplicación de sus políticas, la injerencia gubernamental en su Directorio, el abuso del crédito otorgado a los gobiernos provinciales y municipales y prestar dinero a bajo interés o a deudores insolventes, la caída en desuso de las normas establecidas para la emisión de dinero, que debía ser respaldada por una reserva en metálico que no podía ser menos del doble del capital realizado y en general, una mala administración, contribuyeron a su ruina, sumando su caída, al caos en que cayó el Estado. El 2 de setiembre de 1891 se vio obligado a cerrar sus puertas y el 26 de octubre de 1891,  comenzó a funcionar como Banco de la Nación Argentina, una entidad creada por el Presidente CARLOS PELLEGRINI que es la que hoy está vigente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.