COMBATE NAVAL DEL ESPINILLO (29/09/1893)

El combate naval del Espinillo fue librado durante la revolución radical de 1893 encabezada por HIPÓLITO YRIGOYEN, que  tuvo como escenario un banco o isla del río Paraná llamado “Espinillo”, ubicado frente a la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe).

Resultado de imagen para combate naval del espinillo

Allí se enfrentaron la nave «Los Andes» de los insurrectos y el «Independencia» y el «Espora» de las fuerzas gubernamentales, en un combate que según el General JULIO ARGENTINO ROCA, le comentara días después, en carta a EMILIO MITRE: “El combate del “Los Andes” con el “lndependencia” va a tener una grande repercusión en el mundo militar, porque después de los combates del “Huáscar“con los buques ingleses el “S. N. Katry” y el “Amatis” y en la guerra del Pacífico, con el “Blanco Encalada”, en que sucumbió, no creo que haya habido otros encuentros entre acorazados armados de tan formidable artillería, desde que inventaron la forma que actualmente existe”.

El acorazado “Los Andes” tomado por oficiales revolucionarios encabezados por el teniente de fragata GERARDO VALOTTA se sublevó en la mañana del 26 de setiembre, frente a la isla Martín García. Después de embarcar en un bote a su capitán, RAMÓN FLORES, el buque enfiló rumbo a Rosario. Llegó allí el 28 de setiembre, atracó en el Muelle Castellanos y de inmediato se procedió a descargar 8.000 fusiles Rémington, 2.000 carabinas, más de 600 mil tiros y varios cañones, que llevaba para los insurrectos.

Al día siguiente, advertido de la inminente llegada de algunas unidades de la marina gubernamental que llegaban remontando el río Paraná, VALOTTA se dirigió con el “Los Andes” hacia la costa de la isla Espinillo, decidido a cortarles el avance. Teniéndolos al alcance de su artillería, disparó dos tiros de cañón y desde el “Independencia” y el “Espora” repelieron el ataque.

Luego de haberse intercambiado más de 50 disparos de cañón, durante una hora y media de combate, el “Los Andes” se retiró y dirigiéndose hacia el Muelle Castellanos, trató de refugiarse entre los numerosos barcos mercantes que allí había, pero un disparo del “Independencia”, lo puso definitivamente fuera de combate.

Uno de los cabecillas de la revolución LEANDRO L. ALEM acompañado por el mayor GUERRERO subiendo a bordo del “Los Andes”, luego de convencer al Capitán VALOTTA de que era inútil seguir combatiendo con la nave en las malas condiciones en que estaba, permitieron que éste y toda su tripulación, la abandonaran y desembarcaran en Rosario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.