CAMPAÑAS CONTRA ROSAS

JUAN MANUEL DE ROSAS es quizás la figura más controvertida de la Historia Argentina. Sus casi veinte años como Gobernador de la provincia de Buenos Aires y sus más de 30 años como figura trascendente de nuestra historia lo han convertido en el centro de la que quizás sea la primera “grieta” que separa a los argentinos. Miles de páginas que se han escrito lo denuestan y lo presentan como el prototipo de gobernante déspota, cruel, vengativo y sanguinario, responsable de la muerte o la desaparición de incontables opositores. Que conculcó las libertades y los derechos de sus gobernados para satisfacer sus ansias de poder y que retrasó en años la unión de todos los argentinos en una nación organizada, libre y legalmente constituída.

Pero también hay miles de páginas que ensalzan su figura y lo muestran como el gobernante que supo ser firme para encauzar a una sociedad que venía de padecer los horrores de una cruel guerra civil, y las dicotomías de los “terribles años 20’. Que supo defender a la patria de los embates de potencias extranjeras, que mientras estuvo él en el poder, no pudieron llevar a cabo sus planes, algunos de extensión territorial y otros de sojuzgamiento político y hasta comercial. Que sin dejar de reconocer la extrema dureza de su gobierno, valoran su entereza para desafiar el juicio de la Historia, haciendo lo que creía necesario hacer, para salvar a su Patria del caos.

Es obvio entonces pensar que tamaña personalidad, hay suscitado en su tiempo, toda clase de reacciones: algunas a su favor, pero muchas, muchísimas más en su contra. Gente común, políticos, militares, sacerdotes, gobiernos extranjeros y hasta algunos de sus propios aliados alzaron sus voces contra sus procedimientos. Muchos de ellos terminaron encarcelados, torturados o muertos. Muchos tuvieron que asilarse en países amigos y pocos fueron los que pudieron ver el fin de su tiranía.

Pero hubo algunos de sus contemporáneos, que encabezaron ambiciosas campañas cuyos esfuerzos por derrocarlo, aunque no tuvieron éxito, sirvieron para consolidar un rechazo a su figura que comenzaba a hacerse sentir en la sociedad y le abrieron el camino a JUSTO JOSÉ DE URQUIZA para que, en nombre de todos ellos, lograra por fin, el 3 de febrero de 1852, en la batalla de Caseros, derrotar y derrocar a JUAN MANUEL DE ROSAS.

Los principales movimientos fueron los encabezados por BERÓN DE ASTRADA, MAZA, los firmantes de la Revolución del Sur, LAVALLE, AVELLANEDA y la Coalición del Norte, PAZ y URQUIZA.

BERON DE ASTRADA se unió con FRUCTUOSO RIVERA y con Francia, pero fue derrotado y muerto por PASCUAL ECHAGÜE en Pago Largo. MAZA conspiró, pero fue descubierto y ajusticiado y su padre asesinado en la Legislatura. CASTELLI, CRÁMER, RICO y otros se levantaron en el sur de Buenos Aires, pero fueron vencidos por PRUDENCIO ROJAS y los que no pudieron huir, fueron ejecutados. LAVALLE auxiliado por la escuadra francesa inició sus operaciones en Entre Ríos y se dirigió luego a Corrientes, Derrotado en Sauce Grande, se trasladó a Buenos Aires. Avanzó hasta Merlo y en vez de atacar Buenos Aires se dirigió a Santa Fe y finalmente fue derrotado en Famaillá el 19 de setiembre de 1941. MARCO AVELLANEDA encabezó la Coalición del Norte con las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja. Se libraron numerosos combates generalmente adversos a los unitarios y finalmente AVELLANEDA fue ejecutado en Metán.

Nos referiremos aquí a dos de esas campañas, por considerar que fueron las mejores organizadas por lo que tuvieron las mayores posibilidades de éxito, si bien ninguna de ellas lo logró y sus respectivos jefes, tuvieron un mal fin.

Historia Argentina - Período de Juan Manuel de Rosas - 2º ...

Campañas de los ejércitos correntinos (26/02/1839)
El gobernador de la provincia de Corrientes GENARO BERÓN DE ASTRADA fue quien organizó la primera expedición armada contra JUAN MANUEL DE ROSAS y PEDRO FERRÉ, su sucesor en el gobierno de la provincia continuó con ese intento, totalizando entre ambos, desde el 26 de febrero de 1839 hasta el 26 de noviembre de 1847 cuatro campañas que fueron puestas bajo las órdenes de distintos jefes: FRUCTUOSO RIVERA, JOSÉ MARÍA PAZ, JUAN GALO DE LAVALLE, JOAQUÍN DE MADARIAGA y BENJAMÍN VIRASORO. El 26 de febrero de 1839 el gobernador de la provincia de Corrientes GENARO BERÓN DE ASTRADA, contando con la ayuda del caudillo uruguayo FRUCTUOSO RIVERA se pronunció contra ROSAS y con efectivos puestos bajo las órdenes del líder uruguayo, comenzó la que fue la primera de esas campañas para derrocar al gobernador de Buenos Aires, un intento que no pudo cumplir con sus objetivos y que fue definitivamente abortado el 26 de noviembre de 1847, cuando en la batalla de Vances, URQUIZA al frente de las fuerzas federales de ROSAS, derrotó a MADARIAGA, el último de los jefes de las tropas que la provincia de Corrientes envió contra ROSAS. Los restos del ejército correntino huyeron al Paraguay, mientras MIGUEL VIRASORO era nombrado nuevo gobernador, luego reemplazado por su hermano Benjamín, ambos partidarios de URQUIZA.

Campaña de JUSTO JOSÉ DE URQUIZA (1850)
A fines de septiembre de 1850 Urquiza, ya decididamente enfrentado con ROSAS luego de 16 años de estar a sus servicio y BENJAMÍN VIRASORO se entrevistaron en Concordia y acordaron una estrategia conjunta contra su antiguo aliado. Firmó un acuerdo con el imperio de Brasil y contando con el apoyo económico de Pedro II, que también comprometió tropas y su escuadra y la incorporación de efectivos y medios aportados por el Partido Colorado del Uruguay y los argentinos unitarios exiliados, se lanzó a la guerra contra ROSAS. Una guerra que culminó el 3 de febrero de 1852, cuando en la batalla de Caseros, ROSAS por fin fue vencido y despojado del poder (ver Gobiernos de Juan Manuel de Rosas).

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.