UN VERANO INFERNAL (01/12/1824)

Nubes de mosquitos caen sobre la ciudad de Buenos Aires. El humo parece ser el único remedio para ahuyentarlos. Ventanas cerradas, pese al calor, ojos enrojecidos por las emanaciones, y a la mañana, una población visiblemente fastidiada. Lamentablemente no es el único problema: enormes mangas de langostas «que ni los más viejos recuerdan haber visto”, entran en la ciudad desde el río. A la humareda se agregan toques destemplados de campanas y cencerros, pues se cree que estos golpes y ruidos, podrán ahuyentarlas. Los porteños siguen en vela. Todavía no habían aparecido los insecticidas y solamente se podía recurrir a la “citronella”, un ungüento con olor cítrico que se vendía como “un bálsamo mágico” en las boticas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *