UNA PRIMITIVA QUINIELA (1816)

Es furor entre los porteños una especie de «quiniela» que comienza a jugarse los martes frente al Cabildo con la entusiasta participación de gran cantidad de público. Los números, llamados «cédulas», se vendían durante la semana en las esquinas y el 70% de lo recaudado se distribuía como premio (dixit «Anuario del Diario La Razón»).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.