SE IMPONE LA CANDIDATURA DE YRIGOYEN A LA PRESIDENCIA (1927)

A la figura carismàtica del viejo caudillo, que vuelve desde el llano, se agrega la bandera de la nacionalización del petróleo, que promete un nuevo maná y capitaliza el sentimiento antiimperialista. Su avance, que parece incontenible divide a los socialistas y aunque la escisión del socialismo tiene causas antiguas y hasta íntimas, el detonante es el abandono de JUAN B. JUSTO del proyecto de intervención a la provincia de Buenos Aires, baluarte yrigoyenista. Ante esa defección, un grupo de diputados, que encabezan ANTONIO DE TOMASO y FEDERICO PINEDO, se separa y forma el “Partido Socialista Independiente”, de perfil todavía indefinido pero decididamente antiyrigoyenista. También se dividen los escritores: BORGES, GONZÁLEZ TUÑÓN, MARECHAL y otros forman un “Comité yrigoyenista de intelectuales jóvenes” y presionan para que la revista “Martin Fierro” apoye a  Yrigoyen. Su director, Évar Méndez, opta por cerrar la revista.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.