PRIMEROS ALAMBRADOS (1846)

En nuestro país, hasta mediados del siglo XIX, no existían alambrados y los jinetes recorrían la pampa de punta a punta sin encontrar otros obstáculos que los ríos, arroyos y sierras. Las estancias carecían de límites. Durante la colonización española y en las primeras décadas de la Independencia, la tierra no era cultivada; los pastos crecían generosamente para alimentar el ganado. Al extenderse luego los sembrados e introducirse animales más finos, se consideró necesario limitar las propiedades. Se construyeron zanjas, pero eso exigía mucho trabajo y resultaba muy caro por falta de mano de obra. Para extensiones más pequeñas, se usaron cercos de plantas espinosas y enmarañadas. En 1846, en tiempos de JUAN MANUEL DE ROSAS, un estanciero inglés, RICHARD B. NEWTON, introdujo el primer alambrado importado de su país. Lo utilizó para proteger jardines y huertas en su estancia “Santa María”, en Chascomús.

La primera estancia con alambrados, fue “La Remedios”, ubicada en los terrenos que ocupa actualmente el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, que era propiedad del cónsul prusiano FRANCISCO HALBACH y el hecho marcó un hito para el desarrollo de nuestra ganadería y agricultura. Algunos estancieros criollos siguieron su ejemplo, tímidamente, al principio, pues el alambre costaba mucho y duraba poco. Pero cuando el acero utilizado se cambió por el hierro, que era más barato, más flexible y más duradero, se empezó a alambrar sin descanso. Todos querían cercar su propiedad. Finalizado el siglo, la aparición del “alambre de púa” permitió usar un material más delgado y liviano y ya en los albores del 1900, no quedaban campos abiertos en la Argentina.

3 Comentarios

  1. DANIEL JESÚS GIORDANO

    El alambrado tuvo gran influencia en el medio rural.

    Responder
    1. José Santa Cruz

      Un paso gigante en el progreso agropecuario.Resistido en sus inicios como toda señal de progreso!

      Responder
  2. Matias

    Hoal gracias por la hinformacion😊😊😊😊 :):):) gracias XD

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.