PRIMERA CASA DE MONEDA DE BUENOS AIRES (15/11/1826)

La primera Casa de Moneda que funcionó en Buenos Aires, comenzó a acuñar moneda en 1826. Antes se utilizaron las que fueron las primeras en circular y que habían sido acuñadas en Inglaterra. Tenían un valor de un décimo de real y fueron realizadas en los años 1822 y 1823, pero fueron muy pronto absorbida por la circulación. Encontrándose el gobierno interesado en una nueva emisión, inició en 1824 gestiones con la firma ROBERT BOULTON para la instalación de una ceca en esta ciudad. Con tal motivo aprobó el gobierno, por ley del 15 de noviembre de ese año, la inversión de una suma no superior a los 80.000 pesos para la compra de máquinas y útiles para la fabricación de moneda en el país.

En esas circunstancias aparece en Buenos Aires un luego célebre naturalista y via­jero inglés, JOHN MIERS, quien después de diversas gestiones, propone al gobierno, en los primeros meses de 1825, hacerse cargo de la instalación de la Casa de Moneda a un precio muy Inferior al ofrecido por la firma BOULTON, con la ventaja de ocuparse personalmente de la instalación. La venta se concretó mediante un contrato por el cual MIERS se comprometía a traer de Inglaterra cuatro prensas de acuñar, tres máquinas de laminar, una máquina de cortar monedas y otra para cortar cospeles, y los hornos de fundición, a cambio de la suma de 60.000 pesos que se abonaría en tres cuotas.

En abril de 1826 y después de diversas vicisitudes motivadas por la guerra con el Brasil y la detención en Río de Janeiro de una parte de las máquinas, Miers consigue reunirías en Buenos Aires. Mientras tanto el Banco Nacional había sustituido al primitivo Banco de Buenos Aires, con la facultad de emitir y acuñar monedas y el gobierao transfiere la ceca a la flamante Institución. Ésta instala sus talleres en el antiguo edificio del Consulado, ubicado en las actuales calles Bartolomé Mitre y San Martín (1) y el 15 de noviembre de 1826  finalizados los trabajos de instalación se acuñó como recuerdo del hecho,  una medalla conmemorativa. La pequeña pieza de cobre, primera medalla acuñada en nuestra país, muestra en el anverso uno de los balancines con la leyenda: «La Casa de Moneda de Buenos Aires»  y en el reverso: «Primer ensayo de la maquinarla.  D. Juan Miers constructor, 1826”

A partir del año siguiente se acuñaron en esta casa las primeras monedas de cobre a nombre del Banco Nacional en los valores de 1/4, 5, 10 y 20 décimos de real. Estas emisiones continuaron con diversas alternativas hasta 1831 en que fueron oficialmente suspendidas después de haberse acuñado monedas por valor de 448.937 pesos con 6 reales y medio. En la Casa de Moneda de Buenos Aires se acuñaron también todas las, medallas y premios militares de la época, colaborando en ella en gran proporción, personal de origen Inglés.

En cumplimiento de lo dispuesto por medio de la Ley Nº 911 del 29 de setiembre de 1875, el Presidente NICOLÁS AVELLANEDA dispuso la creación de la “Casa de Moneda de la Nación” en reemplazo de la “Casa de moneda de Buenos Aires” (creada en 1826) y la construcción de un nuevo edificio en la calle Balcarce Nº 677, de la ciudad de Buenos Aires, para instalar allí este organismo, que dependerá del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación (ver La Casa de Moneda).

(1).-Otros historiadores afirman que se instaló en un viejo edificio perteneciente a la orden de los Bethlemitas, ubicado en la esquina sudeste de Méjico y Defensa, donde funcionó el Hospital de Belem y que al pasar esta finca al poder del Estado, se convirtió en el Cuartel de Restauradores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.