POR QUÉ LA REPÚBLICA ARGENTINA SE LLAMA ASÍ?.

La voz “argentina”, no es otra cosa que el adjetivo de origen latino (argentum), que significa “plata”, por lo que República Argentina, etimológicamente, debería querer decir “República de la plata”, expresión con clara connotación con  “región del Río de la Plata”, voz empleada por los antiguos descubridores y conquistadores del siglo XVI y que ya había sido usado en principio, como sinónimo aplicado a la zona española de La Plata (en el Alto Perú, o a una de las ciudades argentíferas de allí.

La palabra “argentina”, vinculada con estas tierras del nuevo Continente, figura por primera vez en un escrito, incluída en un poema épico sobre la conquista del Río de la Plata, escrito por MARTÍN DEL BARCO CENTENERA, un clérigo que llegó a América en 1572, con la expedición de ORTIZ DE ZÁRATE, con el cargo de “arcediano del Río de la Plata”. Luego de varios años de viajes en este continente y de una vida llena de aventuras, en 1594 regresó a España, radicándose poco después en Lisboa, donde en 1602 publicó un poema, cuyo título completo es: “Argentina y la conquista del Río de la Plata, con otros acontecimientos de los Reynos del Perú, Tucumán y estado del Brasil”. De los escasos ejemplares de esta obra existentes, uno de los dos más notables, se halla en el “Museo Mitre”, de Buenos Aires, aunque ya se han hecho varias ediciones facsímiles en la Argentina.

En ese poema, de valor literario mediocre, el autor habla de: “cómo se pobló el Argentino, “el Argento famoso”, “el Argentino Reyno” y “las Argentinas nimphas” y si el recuerdo de MARTÍN DEL BARCO CENTENERA no merece ser mantenido por sus cualidades como historiador o poeta, en cambio a él se debe el mérito de haber sido el primero en llamar “Argentina”, al territorio del Río de la Plata y de haber usado ese mismo término como atributo del nuevo pueblo, de un nuevo ideal nacional. Desde entonces, el largo poema, hoy  sólo es frecuentado por los estudiosos, pero su nombre tuvo mejor suerte y se popularizó de tal modo que, poco a poco, ya nos llamaban “argentinos” y la Argentina a nuestros territorios (1).

La segunda obra conocida donde se menciona el nombre de nuestro país, es la “Argentina manuscrita”, de un soldado y conquistador español llamado RUY DÍAZ DE GUZMÁN, nacido probablemente en Asunción, en la segunda mitad del siglo XVI. El calificativo que figura en el título de la obra seguramente estaba destinado a distinguirla de la anterior, pues fue conocida en un códice hoy perdido. Probablemente, Díaz de Guzmán conoció el poema de del Barco Centenera y llamó a su obra simplemente “Argentina”. Es una crónica donde la historia se mezcla con la fábula, está fechada en 1612 y hay varias ediciones impresas modernas.

El término “argentina”, casi siempre usado como adjetivo en reemplazo de “rioplatense”, rápidamente continuó extendiéndose a lo largo del período colonial y se hizo muy popular a fines de éste y principio de la época de la Independencia, llegando a ser aplicado solamente a lo que hoy es la República Argentina, como sinónimo de criollo americano. La presión creciente de su uso entre el pueblo, para lograr su uso oficial por la nueva Nación, se manifestó principalmente en los debates del gobierno y en la literatura

Merece recordarse a este respecto, el  largo poema titulado “El triunfo argentino”, escrito por VICENTE LÓPEZ Y PLANES, autor de nuestro Himno Nacional, a raíz de las invasiones inglesas, y publicado en 1808 en su primera edición. En esta obra, el autor cantó las glorias conquistadas por los defensores de Buenos Aires contra el invasor y probablemente, empleando el término argentino”, destacó el rol fundamental que tuvo el pueblo criollo en esa epopeya y desde entonces, el vocablo argentino” se hizo de uso más y más común

La voz “Nación Argentina” también estuvo presente durante las siguientes décadas, aunque varios otros nombres se utilizaron para nombrar a estos territorios. Hasta que URQUIZA primero y la Constitución de 1853 después usaron el nombre de “Confederación Argentina” y en 1860 con la finalización de la disputa entre Buenos Aires y la Confederación, un decreto del Presidente SANTIAGO DERQUI dispuso que sólo “República Argentina” debía ser utilizado para evitar confusiones, no obstante lo cual, según lo dispone la Constitución, “Nación Argentina” se siguió empleando para la sanción de las leyes. (1) Academia Nacional de la Historia,“Historia de la Nación Argentina”, 2ª ed. vol. II, pág. 428, nota 58).

Somos “Argentina” o “La Argentina”?
En esta época, en que parece que el tiempo nos corre, por lo que abreviamos hasta el idioma, se acostumbra llamar “Argentina” a nuestro país, lo cual es incorrecto. El nombre establecido por la Constitución de 1853 fue el de “República Argentina”, lo cual presenta a la palabra “argentina”, casi como un  adjetivo, tal como lo fue en su origen en la expresión “La Argentina”, que es como decir “la plateada” o “la platense”. Y esto lo han convalidado varios dictámenes de la Academia Argentina de Letras, recordando que el artículo sustantiva a un adjetivo, de modo que para transformar “Argentina” en nombre, no podemos prescindir de él. “Sustituír los nombres seculares de “República Argentina” y “la Argentina” por el neologismo “Argentina”, significa renegar de nuestra tradición y por lo tanto, de nuestra historia”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.