PACTOS DE CONVIVENCIA ENTRE BUENOS AIRES Y LA CONFEDERACIÓN (20/12/1854)

EL ESTADO DE BUENOS AIRES Y LA CONFEDERACIÒN PRESIDIDA POR URQUIZA, FIRMAN LOS LLAMADOS PACTOS DE CONVIVENCIA TRATANDO DE PONER FIN A LA RIVALIDAD QUE LOS SEPARABA.. La separación de Buenos Aires de la Confederación, no representaba la opinión unánime de la provincia y un importante grupo de civiles y militares, partidarios del federalismo, se dispuso a derribar al gobierno, pero el intento fracasó en noviembre de 1854. Estos opositores fueron luego perseguidos y muchos de ellos debieron emigrar. Las relaciones entre ambos estados se agravaron cuando el territorio de Buenos Aires fue invadido por el general GERÓNIMO COSTA, pero el general HORNOS lo venció en El Tala y el coronel BARTOLOMÉ MITRE al frente de los efectivos bonaerenses, persiguió a los dispersos y entró en jurisdicción de Santa Fe.

El gobierno de Buenos Aires culpó a Urquiza de los incidentes pero ante la respuesta conciliadora de éste último, se avino a firmar dos Tratados, conocidos como Pactos de Convivencia. Y fue así que, en un intento de terminar con las diferencias que los enfrentaba, el gobierno federal de la Confederación, le hizo llegar al Gobernador de Buenos Aires PASTOR OBLIGADO, un documento con una serie de proposiciones que ponía a su consideración, para terminar con el conflicto que separaba a ambos Estados. El gobernador de Buenos Aires escuchó favorablemente las proposiciones federales y envió como delegados a JOSÉ M. CULLEN y DANIEL GOWLAND, los que junto con el Ministro PORTELA, enviado del general URQUIZA, después de celebrar varias reuniones en Buenos Aires, el 20 de diciembre de 1854, concluyeron firmando lo que fue el primero de estos “Pactos de convivencia” por medio del cual, reconocían mutuamente el “statu quo” y se obligaban a mantener la situación imperante antes de la lucha que los enfrentaba, cesar los aprestos militares que se hacían en una y otra parte y a mantenerse en paz y buena armonía.

Mediante los Pactos de Convivencia, las partes contratantes se obligaban a mantener relaciones cordiales en lo político y económico, garantizar las fronteras contra los indígenas y el gobierno federal se comprometía a desterrar y perseguir los elementos revoltosos. En cuanto al comercio, se dispuso que las mercaderías del extranjero, en tránsito por la Aduana de Buenos Aires hacia las provincias de la Confederación, no serían gravadas con mayores impuestos. Continuando luego con las gestiones que derivaron en el Pacto de Convivencia firmado entre la provincia de Buenos Aires y la Confederación el 20 de diciembre de 1854 y de acuerdo a lo dispuesto el 22 de marzo de 1855, Los doctores SANTIAGO DERQUI y JUAN DEL CAMPILLO, como representantes del Gobierno nacional, y el doctor JUAN BAUTISTA PEÑA, por la provincia de Buenos Aíres, el 8 de enero de 1855, firman un nuevo Convenio, complementario del firmado en diciembre de 1854, por medio del cual ambos gobiernos se comprometieron a defender la soberanía nacional y mantener por el esfuerzo común, la integridad del territorio nacional contra todo peligro exterior y a no consentir desmembrar parte alguna del territorio, en caso de ataque exterior; a considerar los buques de ambas matrículas como buques argentinos y enarbolar únicamente la bandera nacional.

El artículo 3º, por su contenido, es uno de los más destacables de este pacto, ùltimo de los Pactos de Convivencia firmados por Buenos Aires y la Confederaciòn,  ya que por él, “ambos gobiernos declaran igualmente, que la separación interina del Estado de Buenos Aires de la Confederación Argentina, en manera alguna altera las Leyes generales de la Nación sobre la Remisión a las jurisdicciones competentes, por delitos que sean meramente políticos, en las formas que ellas lo prohiben“ y estipulaba que, para acercar cuanto antes a todos los, pueblos de la República Argentina y cesara así la separación política, ambos gobiernos se comprometían a no hacer uso de las armas, ni permitir que otros lo hicieran en sus respectivas jurisdicciones. Esta cláusula es particularmente interesante por cuanto se declaraba que la separación de Buenos Aires era interina y por lo tanto de carácter provisional, sin que la misma afectara la integridad de la Nación, lo que hacía más cercana la definitiva reconciliación nacional y mostraba que quedaba a salvo la unidad de la República.

2 Comentarios

  1. Anónimo

    Muchas gracias x la info

    Responder
  2. Maria

    Que consecuencias trajo los pactos de convivencia de 1854 y 1855

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.