LOTERÍA NACIONAL (10/10/1826)

Mediante un decreto del Congreso Nacional, se crea la Lotería Nacional, autorizándosela a para realizar periódicamente una “lotería de beneficencia”, para mejorar las condiciones de vida de la población y los fondos que generara, debían ser destinados a la asistencia social. El nuevo organismo, que dependía del Poder Ejecutivo Nacional, era el encargado de regular, administrar, explotar y ejercer el contralor de los juegos de azar y su sede estaba ubicada en la calle Santiago del Estero 126 de Buenos Aires. En sus primeros años, el único juego consistía en la adquisición de billetes pre impresos de 6 cifras, para optar a alguno de los premios en efectivo que se ofrecían como Primero, Segundo y Tercer Premio. El 2 de febrero de 2018, la entidad creada en 1893, fue disuelta.Como antecedente, recordemos que el 10 de octubre de 1826, el gobierno de RIVADAVIA, estableció una Lotería Nacional como permanente recurso del erario público, nombrando como Administrador, a SANTIAGO WILDE, y como Secretario a IGNACIO NÚÑEZ, quienes anunciaron en la Gazeta Ministral, el plan adoptado por esa superioridad, en virtud del decreto del 10 de octubre de ese año.

El juego de lotería, tiene su origen en la época colonial, cuando el Rey Carlos III de España en abril de 1769 dispone por mandato real, que se implante de manera oficial la Lotería en la Nueva España, denominándosela “Real Lotería General de la Nueva España”. Este juego se reglamentó en 1770 y el primer sorteo se realizó el 13 de mayo de 1771, con un premio de 84,000 pesos. Los billetes costaban cuatro pesos y eran divididos en medios y cuartos para que su valor mínimo fuera de un peso y pudieran participar en los sorteos personas de bajos ingresos. De las utilidades obtenidas mediante estos sorteos, se destinó un porcentaje menor al Hospicio de pobres. Debido al éxito obtenido con estas rifas, más tarde se creó la “Lotería Auxiliar para Obras Públicas” y en los años siguientes, aunque con cambios en el nombre de la institución y suspensiones temporales de actividades, se continúa con las rifas y sus ganancias se destinan a la ejecución de obras públicas, al fomento de las artes y al apoyo en la solución de necesidades urgentes de la población.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.