La tercerola

Las armas largas de fuego, como lo son el fusil, la carabina o la escopeta, le resultaban inapropiadas al gaucho argentino para llevarlas a caballo o a pie. Para salvar este inconveniente, solían cortarles la tercera parte del cañón y otro tanto de la culata, con lo que el arma podía acomodarse fácilmente en el recado y hasta en la cintura. Estas fueron las “tercerolas”, llamadas también “recortados”, armas que fueron de uso común por las “montoneras gauchas”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.