LA CONVENCIÓN NACIONAL CONSTITUYENTE DE SANTA FE (25/09/1828)

Tal como se lo había dispuesto en el Acuerdo de San Nicolás, con la presencia de representantes de Entre Ríos, la Banda Oriental, La Rioja, Santiago del Estero, Córdoba y Santa Fe, se instaló en Santa Fe la Convención Nacional que había sido convocada para dictar una Constitución republicana, representativa y federal del país, para reemplazar a la Constitución unitaria de Rivadavia, sancionada en 1819, designar un Ejecutivo Nacional provisorio y disponer lo necesario para concluír la guerra contra Brasil. Había entre estos delegados, hombres con diversas ideologías (federales, unitarios y liberales) pero que estaban dispuestos a organizar el país sobre la base del federalismo, animados todos con el mismo espíritu de unión y olvido del pasado.

Recordemos que la Constitución de 1826 ya había sido rechazada por las provincias por medio de un acuerdo  llamado “Bases Federales” firmado el 17 de mayo de 1827 y que la Junta de Representantes le había conferido al gobernador de Buenos Aires, coronel MANUEL DORREGO, la representación nacional, hasta tanto se dictara la Constitución que organizara definitivamente el país, autorizándolo además, a ratificar el Tratado de Paz firmado con Brasil el 27 de agosto de ese año.

Debido a las ambiciones personales de BUSTOS, la Convención demoró bastante en reunirse, tratando de que Córdoba no se retirara, tal como lo exigía el caudillo cordobés, aduciendo que la Convención carecía de validez porque no estaban representadas todas las provincias y que ésta debía trasladarse a Córdoba, para contrarrestar la influencia de Buenos Aires en la misma. Finalmente, aunque no asistieron  todas las provincias, se la llamó “Representación Nacional de las Provincias Unidas e inició sus sesiones el 25 de setiembre de 1828.

Esta Convención fracasó en el logro de sus principales objetivos Pero por lo menos cumplió con algunos de sus propósitos: celebró la paz con Brasil, reconoció la independencia de la Banda Oriental y removió a sus delegados de la participación en el Congreso, declaró ilegal al gobierno del general LAVALLE en Buenos Aires y formó un ejército que puso al mando de ESTANISLAO LÓPEZ. Finalmente, esta Asamblea se disolvió el 20 de febrero de 1829 , sin llenar su cometido, a raíz de la invasión del general JUAN GALO DE LAVALLE a Buenos Aires y el fusilamiento del gobernador y Capitán General de Buenos Aires Coronel MANUEL DORREGO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.