EL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA SE CAE A PEDAZOS (00/01/1809)

En una carta de la Real Audiencia de Buenos Aires, dirigida al rey de España, se le le informa  acerca de los graves problemas que enfrenta el virreinato, una estructura política creada en 1776 y que a poco más de 30 años de instalado, ya comienza a transitar los últimos años de su existencia como representante de la dominación española en América.

“… La invasión de los Ingleses en ochocientos seis que subyugó a esta Capital con débiles fuerzas, pero superiores a las del País, que estaban reducidas a cero y el riesgo de haber ocupado todo el Perú. La Reconquista de la Capital con los auxilios de Montevideo con tropas colecticias e insubordinadas. El atentado contra la persona y autoridad del Virrey Marqués de Sobre Monte y su deposición del mando por el Pueblo, ejemplo pernicioso que si no acabó con la autoridad real la paralizó en términos que han de pasar muchos años antes que convalezca.

La pérdida de Montevideo, más perjudicial por las máximas corruptoras que sembraron en ella los enemigos, que por su efectivo interés. Un nuevo ataque de los Ingleses a esta Capital, defendida por unas tropas urbanas con poca subordinación y llenas de elasticidad por sus servicios. El establecimiento de una corte extranjera a las inmediaciones de estos Dominios, resentida de la nuestra,  por los negocios de Europa y auxiliada por otra con fuerzas marítimas. El trastorno extraordinario de nuestro Gobierno, y detención del Monarca por la pérfida ambición del Tirano de Europa.

Ideas y pretensiones cavilosas, caprichosas, o indeterminadas del Gabinete del Brasil y de la Señora Infanta Doña Carlota, apoyadas en sus derechos a la Corona de España; Vacilante estado o diversidad de opiniones en  los Vasallos de este virreinato, fascinados, unos con las máximas corruptoras de la revolución fatal de Francia; inclinados otros a una delirante  y desatinada independencia influida por los Ingleses; y resentidos otros del Gobierno anterior,  dominado por el ingrato favorito que abusa las bondades del Monarca,

Un erario exhausto y consumido, ya por las necesarias urgencias a que ha tenido que atender, ya por una absoluta falta de economía que debía dirigirle. Confiado el mando Superior de estas Provincias a un extranjero originario de la Nación que hoy tiene sobre si,  el odio de la nuestra, y que si bien es cierto, que el Tribunal no tiene de él la menor sospecha relativa a fidelidad; es sin embargo, dolorosa y amarga contingencia que hace luchar la realidad con las ilusiones y las sospechas populares, produciendo la falta de energía en el Gobierno.

La censura con exceso de sus disposiciones y la casi absoluta insubordinación de los subalternos que ha exaltado a un extremo escandaloso el Gobernador interino de Montevideo, comprometiendo las autoridades y exponiendo estas provincias a una total subversión (“Documentos del archivo de Belgrano 1809”. Museo Mitre).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.