EL SISTEMA LANCASTER PARA LA ENSEÑANZA. El 18 de junio de 1818, llega a Buenos Aires DIEGO G (1820)

EL SISTEMA LANCASTER PARA LA ENSEÑANZA. El 18 de junio de 1818, llega a Buenos Aires DIEGO G. THOMPSON, para difundir en América el método Lancasteriano de educación, método ideado por el educador cuáquero inglés JOSEPH LANCASTER que proponía enseñar a gran número de niños con mayor rapidez, mediante su ayuda recíproca En 1805, en Inglaterra, JOSEPH LANCASTER, un maestro cuáquero, en una escuela de Londres comenzó a aplicar un sistema de enseñanza diferente al vigente en esa época, que recurría a honores y castigos más racionales que los palmetazos con que se castigaba habitualmente a los alumnos británicos y otras novedosos caminos para lograr mejores resultados en la enseñanza primaria. Lo más interesante del nuevo sistema consistía en el empleo de “monitores” ya que el docente (Maestro/Director) era asistido por un grupo de instructores subordinados, seleccionados de entre los mismos alumnos y cada uno de ellos, le enseñará luego a un grupo determinado de niños. Gracias a este económico ardid, un solo profesor podía controlar eficazmente a cien alumnos. El nuevo método había enfrentado, sin embargo, una decidida oposición de la Iglesia Anglicana (muy poderosa en Inglaterra) que le criticaba limitar la enseñanza de la religión a la simple lectura de la Biblia, sin añadir el Catecismo ni definirse acerca de ninguna secta reformada. Llegado a Buenos Aires, Thompson realizó una entusiasta defensa de este método y se ofreció para ponerlo en práctica, al principio en sólo algunas escuelas primarias de la ciudad de Buenos Aires y aunque al principio no halló buena predisposición entre las autoridades y los educadores, en 1820 fue autorizado a aplicarlo en las escuelas que se avinieran a hacerlo. “Quizás no lo haga tan bien como con los antigüos métodos, pero al menos la enseñanza estará al alcance de mayor número de personas”, decía Thompson sobre su sistema. Y explicaba que este método pedagógico solo requería un maestro por escuela, sin tener en cuenta la cantidad de alumnos que concurrieran. Este maestro, que a la vez era el Director, debía instruír suficientemente a varios alumnos seleccionados (elegidos entre los más capaces), que a su vez, debían enseñar luego a un grupo de 10 niños como máximo, utilizando el método seguido para capacitarlos a ellos. Era en realidad un tipo de enseñanza mutua, efectuada por medio de instructores. Poco a poco el nuevo sistema fue conquistando nuevos adeptos y ya a mediados de 1821, existían en la ciudad y en la campaña de Buenos Aires, dieciséis escuelas que lo aplicaban y así siguió creciendo hasta que la Ley 1420 (8 de julio de 1884), definió las características, métodos y metas de la educación en la Argentina.

1 Comentario

  1. Anónimo

    muy buen material para comprender con gran facilidad

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.