BRASIL RECLAMA POR DERECHOS DE LA REINA CARLOTA (11/9/1808)

BRASIL RECLAMA POR DERECHOS DE LA REINA CARLOTA. Llega a Buenos Aires un representante de la Corte de Brasil, que reclama para la infanta CARLOTA JOAQUINA DE BORBÓN el derecho de reinar en las colonias del Río de la Plata. La princesa, que aspiraba a un trono en estas tierras, era hija de CARLOS IV de España y hermana del que sería FERNANDO VII. Casada con JUAN DE BRAGANZA de Portugal, ocurridos los hechos que en 1808 culminaron con el ascenso al trono de JOSÉ BONAPARTE como rey de España, a mediados de ese año, se trasladó con toda la corte a Brasil. Era una mujer apasionada, impredecible y ambiciosa que protagonizó frecuentes escándalos, llegando a promover una insurrección contra su propio marido. Cuando Napoleón invadió España, Carlota, el 3 de marzo de 1808 envió al Río de la Plata, con un mensaje para Liniers, al médico italiano CARLOS JOSÉ GUEZZI, que también desempeñaba el papel de espía. En el documento anunciaba que ante la usurpación del trono español y la prisión de su hermano Fernando, se consideraba depositaria y defensora de los derechos de la dinastía borbónica en América y se ofrecía para trasladarse inmediatamente a Buenos Aires. Aunque parezca extraño, el ofrecimiento fue apoyado con entusiasmo por un grupo de criollos, entre los que se contaban MANUEL BELGRANO, JUAN JOSÉ CASTELLI, ANTONIO LUIS BERUTI, HIPÓLITO VIEYTES y NICOLÁS RODRÍGUEZ PEÑA, quienes dos años más tarde iban a liderar la Revolución de Mayo. Pero en aquel momento el proyecto de la infanta aparecía como el medio más directo para emanciparse de la monarquía española. LINIERS, nuevamente, como lo había hecho ya el 29 de abril de 1808 rechazó el reclamo en el que vio un intento de los portugueses para anexarse los territorios del Río de la Plata. Durante los meses siguientes Carlota Joaquina insistió en su derecho divino para reinar, sin los límites de ninguna constitución, pero sus planes chocaron con la oposición del Ministro inglés en Brasil que veía peligrar los planes de Inglaterra para con estas tierras y la indiferencia de quienes serían los futuros argentinos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.