ANTONINO TABOADA (1814-1883)

General del ejército que respaldó el poder político de la familia Taboada. El héroe de la batalla del Pozo de Vargas y personalidad destacada de nuestras luchas cívicas. Nació en el pueblo de Matará, provincia de Santiago del Estero el 1º de setiembre de 1814. En 1828 llegó a Buenos Aires, donde se educó en una escuela primaria y enseguida se inició en el mundo de los negocios y se dedicó al comercio.

En 1839, estrechamente vinculado con los unitarios que combatían a ROSAS, tuvo que emigrar a Montevideo. Allí  acompañó a JUAN GALO DE LAVALLE en su campaña en contra el gobernador de Buenos Aires y estuvo en las acciones que se desarrollaron con ese objeto en las provincias de Entre Ríos y Córdoba. Asistió a los combates de Don Cristóbal, del Sauce Grande, y el 28 de noviembre de 1840 combatió en la sangrienta batalla de Quebracho Herrado, donde fue tomado prisionero por los federales. Estuvo preso en los cuarteles del Retiro y en 1841 logró escapar y se dirigió a Montevideo. Pasó luego a Brasil, donde se encontró y se relacionó con JOSÉ MARÍA PAZ, también emigrado, enemigo de Rosas. Realizó algunos viajes por Bolivia y en 1849, se dirigió a Chile, donde estrechó vínculos con otros exiliados como MITRE, SARMIENTO, PAUNERO y GÓMEZ.

Después de Caseros volvió a Santiago del Estero y encabezó el movimiento en contra del caudillo CELEDONIO GUTIÉRREZ, un partidario de Rosas que, luego de la caída de éste en Caseros, seguía manteniendo el poder en Tucumán y que en 1853 había invadido Santiago del Estero. Enfrentados en Los Laureles el 25 de diciembre de ese año, TABOADA resultó vencedor y logró derrocar al gobernador rosista.

El 24 de septiembre de 1856 se le nombró comandante general de la frontera sobre el río Salado y acompañó con éxito a la misión científica estadounidense que exploró el río Salado, pasando por la región chaqueña hacia Santa Fe. El 23 de noviembre del mismo año fue elegido gobernador de Santiago del Estero. Colaboró con el general WENCESLAO PAUNERO en la represión de las montoneras de La Rioja y contribuyó poderosamente al restablecimiento del orden en las provincias del interior. En 1860, fue elegido Diputado por su provincia a la Convención de ese año. El 3 de mayo de 1863 se batió contra el gobernador CARRIZO, en el combate del Mal Paso, a doce kilómetros de La Rioja, donde resultó vencedor.

El lº de abril de 1867 recibió de manos del general ANSELMO ROJO el Comando en jefe de la Frontera del Chaco y de inmediato decidió encabezar una expedición para combatir a las montoneras, sin saber que estaba cerca del día en que su nombre quedara grabado en el bronce de la historia. El 10 de abril de 1867, alcanzó en el Pozo de Vargas al legendario caudillo santiagueño Felipe Varela que iba acompañado por sus compañeros Elizondo, Medina y otros y le infligió una total y absoluta derrota, logrando poner fin.

En una carta que el vicepresidente de la Nación, el  doctor MARCOS PAZ escribió el 4 de septiembre de 1867, al general BARTOLOMÉ MITRE, le expresó: “En vista de los importantes y recomendables servicios, que desde mucho tiempo atrás presta al Gobierno nacional el general ANTONIO TABOADA, el que además, mandó personalmente en jefe, y obtuvo el triunfo de Vargas, creo que sería justo y hasta político acordarle un ascenso (a brigadier general de la Nación), en premio de tales servicios”. Durante los años que siguieron, le ofrecieron cargos políticos a nivel provincial y nacional pero rechazó algunos y en otros, sólo se desempeñó por un corto lapso, prefiriendo dejar que sus hermanos —en especial MANUEL TABOADA— se ocuparan de la política mientras él se dedicaba al mando militar.

Durante la presidencia de MITRE, los Taboada, de ideas liberales, lo apoyaron políticamente y le ayudaron a restablecer el orden en el norte y noroeste. El tan bien recomendado general de la patria, jamás cobró sus sueldos militares desde 1855 hasta 1871, año en que obtuvo su baja del ejército nacional. En 1875 por cuestiones políticas, relacionadas con su adhesión al general MITRE, derrotado en La Verde en diciembre de 1874, tuvo que emigrar a Tucumán y allí murió en la pobreza el 4 de marzo de 1883. En homenaje a una vida dedicada a servir a la patria, un Departamento de su provincia natal, lleva el nombre “General Taboada”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.