UN INFORME SOBRE LA NAVEGABILIDAD DEL RÍO PILCOMAYO (18/09/1882)

El comandante LUIS JORGE FONTANA, al frente de una expedición que debía explorar el hasta entonces misterioso río Pilcomayo, regresó a Villa Formosa, habiendo realizado importantes comprobaciones geográficas y astronómicas sobre los lugares que recorría y los cursos de algunos ríos y arroyos y constató, por primera vez, que desde su bifurcación en dos brazos igualmente caudalosos, este río es navegable, por lo menos de enero a julio, hasta la República de Bolivia. El Pilcomayo ya había sido explorado en parte por el sacerdote GABRIEL PATIÑO, en 1721; por CASALES en 1735, por CASTAÑARES en 1741, por DE PAULA SÁENZ en 1805 y por el Teniente VAN NIVEL en 1844. Hasta la década de 1880, la región chaqueña estaba marcada por una espantosa fama creada a partir de un clima terrible, especialmente en verano, la existencia de insectos y reptiles y la presencia de tribus indígenas célebres por su ferocidad.

El Pilcomayo, uno de los límites del país, era un río desconocido y ni siquiera se sabía hasta qué punto era navegable. Aunque se habían intentado varias exploraciones, todas habían fracasado a causa de las enormes dificultades. En 1882 el explorador francés JULIO CREVAUX realizó un viaje de reconocimiento partiendo de Tarija. Confiando en que los indios no lo atacarían, prohibió el uso de armas a sus hombres, pero todos fueron exterminados. Al conocerse la tragedia, el gobierno argentino organizó una expedición al mando del comandante Luis Jorge Fontana que tenía por fin buscar a los posibles sobrevivientes de la expedición de Crevaux. El grupo formado por 42 hombres partió en julio en 1882, remontó el río en el vapor Avellaneda y llevó a cabo el mejor reconocimiento de la zona logrado hasta ese momento. Por primera vez alcanzaron el lugar donde el Pilcomayo se bifurca en dos brazos caudalosos, un sitio desconocido hasta entonces y al que se llamó “Las Juntas”. Después de explorar los dos brazos debieron regresar por falta de calado, agravado a consecuencia de que el nivel del agua bajaba de 8 a10 centímetros diarios. Fontana era un apasionado por las ciencias naturales y aprovechó los 64 días que duró la difícil travesía para recoger enorme información sobre la flora, la fauna y la topografía del lugar.

1 Comentario

  1. Anónimo

    No me sirve estamos en 2019 hoy en dia

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.