ORÍGENES DEL TRANSPORTE PÚBLICO DE PASAJEROS EN LA ARGENTINA

Aunque desde los tiempos de la colonia, las carretas ya vinculaban a Buenos Aires con el resto del país, y al margen de algún ensayo que por su ineficacia tuvo corta duración, el transporte público terrestre regular de pasajeros, sólo se organizó en la República Argentina a mediados del siglo XIX, luego de la caída de JUAN MANUEL DE ROSAS.

En junio de 1852, JOAQUÍN FILLOL inaugura un servicio de galeras entre la ciudad de Buenos Aires y los pueblos de Mercedes, Pergamino, Azul. Chascomús y Dolores. Un año más tarde el servicio ya llegaba a Rosario, adquiriendo con ello, un cierto carácter “interestatal”, ya que por entonces la provincia de Buenos Aires ya se había separado de la Confederación Argentina.

En poco tiempo proliferaron empresas similares, muchas de ellas con nombres tan pintorescos como “Sueño de la mañana”, “Ninfas del Plata”, “El lucero del sur”, “Brisas del desierto”, “El despertador”, “Júpiter furioso” y “el relámpago apurado”, aunque en muchos casos, el nombre se refería al punto de destino, como fue el caso de “La bella Ensenadera” (que llegaba a Ensenada), “La venus Lobera” /que llegaba a Lobos) y otras similares.

Facebook

En 1853 comenzaron a circular las dos primeras líneas de carruajes de tracción animal que prestaban el servicio de transporte urbano. Eran propiedad de FRANCISCO HUÉ y unían con cierta regularidad Plaza de Mayo con la Boca, Barracas y la Recoleta y al año siguiente comienzan su actividad otras dos líneas, que partiendo también de Plaza de Mayo, llegaban hasta el Mercado de Consttitución y la Plaza Once de Setiembre, respectivamente.

Hasta ese momento todas estas líneas utilizaban vehículos generalmente de 4 ruedas, tirados por cuatro caballos, algunos con “imperial” (doble piso), con capacidad para alrededor de 15 pasajeros.

Y así fue hasta que el 29 de agosto de 1857 apareció el ferrocarril. Ese día se inauguró el primer tramo del Ferrocarril del Oeste que cubría un trayecto de aproximadamente 10 kilómetros, entre su cabecera, la Estación del Parque (donde hoy se encuentra el teatro Colón) y la estación Floresta (ver El tranvías en Buenos Aires).

Historia. | CODESA

Años más tarde, ya en 1863, aparecerán los viejos tranvías a caballo (10 de julio de 1863), luego reemplazados por los eléctricos en 1897 y en julio de 1902 llegarán los ómnibus (imagen a la izquierda), reemplazados a partir del 24 de setiembre de 1928 por aquellos primeros taxis que hacían “viajes colectivos” (con varios pasajeros desconocidos entre si), precursores del sistema que con el nombre de “colectivos”, comenzó a circular a partir de 1932, medio de transporte que ha subsistido hasta nuestros días, compartiendo la responsabilidad de transporte urbano de pasajeros, con los subterráneos, los trenes y los taxis

Fuente: Fascículo Nº 1 de “El auto colectivo”, publicación de la Cámara Empresaria del Transporte de Pasajeros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.