PRIMERA INMIGRACIÓN ORGANIZADA DE JUDÍOS (14/08/1889)

Los primeros contingentes organizados  de inmigrantes judíos llegaron a la Argentina en agosto de 1889. Venían hambrientos, tristes, asustados, escapando de las persecuciones raciales que habían sufrido en su Rusia natal. Con el tiempo llegaron otros grupos y ninguno volvió a irse del país que los cobijaba. Así los recordó ALBERTO GERCHUNOFF, en un libro que se llama, precisamente “Los gauchos judíos”.

Inmigración Judía a la Argentina | AMIA | Comunidad Judía

“En aquella mañana se hallaban en la estación Domínguez (en la provincia de Entre Ríos), unas doscientas personas. Los inmigrantes debían llegar con el tren de las diez para establecerse en un punto no lejano de San Gregorio, cerca del bosque, donde según las leyendas del pago, se albergaban cuatreros y tigres. La primavera estallaba; las margaritas cuajaban el verde jubiloso de la pradera.

El almacén estaba lleno y el gentío rumoreaba esperando a los que llegaban de Rusia, entre los cuales figuraba un rabino de Odessa, anciano y talmundista de la leschuva de Vilna, quien, a juzgar por nuestras noticias, estuvo en París, donde lo recibió cortesmente el barón HIRSCH, “el padre de la colonia”. En la estación, el jefe y el sargento, venido de Villaguay para asistir a la llegada, conversaban, mientras varios peones jugaban a la taba, rodeados de curiosos.

De los vagones comenzaron a descender los inmigrantes, roídos por la miseria e iluminados los ojos por la esperanza. El último en aparecer fue el rabino. Era un viejo de rostro jovial, ancho y alto, de barba blanca y espesa. Ya se hallaba a su lado el matarife de Rajil, don Abraham, mientras los viajeros, lentamente desfilaban con sus bultos y criaturas, extasiados en el azul profundo de la mañana.

“Aquí, dijo el rabino, trabajaremos nuestra tierra, cuidaremos nuestro ganado y comeremos nuestro pan”. Y la densa caravana se puso en marcha en el esplendor ardiente del día”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.