LAS CAPITULACIONES (SIGLO XV)

Las Capitulaciones eran documentos que en el siglo XV firmaban la corona de España y los expedicionarios que se lanzaban a la conquista de las tierras descubiertas por CRISTÓBAL COLÓN en América.

Las peticiones de Colón y las Capitulaciones de Santa Fe | RTVE

Eran en realidad contratos que se suscribían con quienes (fueran persona o entidad) decidieran correr los riesgos de tamaña aventura; en ellas se estipulaban deberes y derechos, gracias y merecimientos, además de fijar estrictamente las condiciones en las que debería llevarse a cabo la empresa.

Las Capitulaciones tuvieron su origen en la reconquista medioeval de España y eran concedidas por Reyes que a veces delegaban esa facultad en la Casa de Contratación o en alguna “autoridad de Indias”, del estilo de las Audiencias. Tenían carácter contractual y en ellas se determinaba jurisdicciones territoriales; estaban sujetas a las leyes vigentes, usos, instrucciones reales y aún, a las que se pusieran en vigencia luego de firmadas las capitulaciones.

Acordaban derecho de conquista, población y gobierno de la tierra sometida. Concedía cargos para ejercer en la nueva tierra. Obligaban a fundar por lo menos dos ciudades y/o fortalezas y establecían la forma de sufragar los gastos y la participación en los beneficios que se obtuvieran. Acordaba la eximición de tributos de los participantes y la obtención de los beneficios de la minería. Fijaban los lugares y condiciones de enganche de las huestes que se emplearan para la expedición e imponía, a veces, la incorporación de oficiales reales a la misma.

Las Capitulaciones dieron a la conquista un carácter de empresa privada, controlada y encauzada hacia fines materiales y morales precisos por el Estado, que ejercía sus funciones a través de los “veedores”(ver Las Capitulaciones de Colón).

Fuente: Historia Argentina, Ed. Océano, Buenos Aires 1981

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.