LA SALA DE COMERCIO (1810)

La Sala de Comercio, conocida como la Sala Mercantil, fue establecida en Buenos Aires en 1810 por varios industriales y comerciantes residentes ingleses. Funcionaba en la calle del Fuerte, actual  calle 25 de Mayo 960 (de la vieja numeración), entre Bartolomé Mitre y Cangallo y según el Reglamento que la regía, solamente los súbditos ingleses podían ser sus suscriptores, aunque ya, en 18120 podían serlo también los hijos del pais o de cualquier otra nacionalidad.

Resultado de imagen para sala de comercio en 1810

Esta medida, justa y conciliadora, nacía, sin duda, de la armonía que reinaba entonces entre nativos y extranjeros en esos años. Muchas familias distinguidas que formaban la alta sociedad porteña, aunque sus jefes o cabezas de familia, eran españoles de orígen, por educación, costumbres e inclinaciones, tenían el buen sentido y el gusto de estrechar amistad  con todos los extranjeros que participaban de actividades vinculadas con el comercio, y el desarrollo de la incipiente Nación.

La Sala  de Comercio, llegó a ser un institución sumamente importante en esa época y un protagonista insoslayable de la actividad comercial local, ya que por medio de buenos telescopios y una eficaz red de espías, estaban al tanto de todas las entradas y salidas de buques del Puerto de Buenos Aires. Disponían de una nutrida Biblioteca  con más de 600 volúmenes y una Sala de Lectura donde sus asociados podían encontrar ejemplares de los periódicos que se editaban en el país y en en distintos países del mundo. Comenzaban a mostrar así, sus intenciones de lograr una activa e influyente presencia en los asuntos  de la nueva Nación (ver Gran Bretaña renueva su interés por hacer pie en estas tierras)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.